| 05 de Julio de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Pedro Sánchez y Yolanda Díaz
Pedro Sánchez y Yolanda Díaz

El espionaje a los independentistas amenaza con hacer implosionar la legislatura

Unidas Podemos redobla sus exigencias a Marlaska para que aporte explicaciones y los secesionistas piden ya la dimisión del titular de Interior, de Sánchez y hasta de Robles

| Miguel Centeno España

La presunta trama de espionaje a líderes y políticos independentistas vive una nueva jornada de acusaciones, amenazas y tensiones que eleva el tono crítico en el seno del Gobierno y amenaza seriamente las bases de la coalición entre Unidas Podemos y el PSOE, además de poner a Sánchez contra las cuerdas en el Congreso ante la amenaza de los secesionistas de retirar sus apoyos.

La formación morada ha redoblado en las últimas horas sus ataques al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, asegurando que, o da explicaciones de forma inmediata, o apoyarán las comisiones de investigación que propongan otros grupos parlamentarios desde el Congreso de los Diputados. 

Unas exigencias que este miércoles ha reiterado el portavoz de la formación en el Congreso de los Diputados, Pablo Echenique, quien ha señalado que estos audios podrían estar relacionados con las cloacas del Estado: “Nosotros hemos sido objetivo de las cloacas del Estado. Ahí está el incidente con el señor Pérez de los Cobos, que fue a unos supermercados a buscar unos vídeos para dar veracidad a un bulo que estaba defendiendo la extrema derecha”. 

“Cuando uno ve que más de 60 personas han sido espiadas ilegalmente, claro que uno piensa que tendría que revisar su teléfono móvil”, ha señalado, queriendo dejar clara la postura de que los espiados también habrían podido ser los diputados de Unidas Podemos. 

“Es indispensable para restaurar la confianza ciudadana en las instituciones del Estado que este asunto se investigue y que no quede ninguna duda de que esas prácticas acabaron cuando el PP salió del Gobierno”, ha añadido Echenique en una entrevista en la Cadena SER. 

Por su parte, el sector independentista, que ha recibido hasta ahora todos los ataques y "hackeos" con el virus “Pegasus” de origen israelí, ha elevado el tono y ha pedido de forma tajante la dimisión del presidente del Gobierno, así como del titular de Interior, Fernando Grande-Marlaska y de Defensa, Margarita Robles. 

"Debe dimitir Pedro Sánchez como presidente del Gobierno que permite esta guerra sucia estructural, su ministro del Interior y su ministra de Defensa", ha asegurado la presidenta del Parlament, Laura Borràs, en una entrevista a Catalunya Ràdio este miércoles. 

También ha reclamado "consecuencias políticas que vayan más allá" de ello, y ha dejado en manos de los partidos articular una respuesta al respecto. "No se entendería que las cosas siguieran siendo como eran antes de tener estas evidencias. Que las cosas no son normales hace tiempo que lo decimos. Esto no tiene nada de normal", ha sostenido.

La “mesa de diáologo”, muerta y enterrada

Borrás también se ha referido a la “mesa de diálogo” y cómo ésta puede quedar afectada tras estos presuntos espionajes, después de que la secretaria general de ERC, Marta Rovira, haya pedido responsabilidades y haya avisado de que la misma  "no puede seguir como estaba previsto que siguiera. Exigiremos garantías y condiciones para que esta negociación se dé de la mejor forma".

A la pregunta de si tiene sentido mantenerla, Borrás ha respondido que cree que nació "muerta y ahora está enterrada desde esta perspectiva", y ha opinado que no ha habido voluntad de diálogo por parte del Ejecutivo central.

Aunque ve legítimo que ERC defienda la mesa de diálogo, ha advertido de que deberán tener evidencias: "Las mesas no son un acto de fe. Es hora de que el independentismo recupere su unidad estratégica, recuerde lo que acordó y encuentre este camino de unidad”.

Así, ha reclamado al independentismo ser "proactivos a la hora de hacer un frente común" ante el Estado, y ha aprovechado para reivindicar la imagen de unidad que, a su juicio, se produjo el martes en el Parlamento Europeo para explicar este caso.

El Gobierno, insiste: el CNI "siempre ha respetado la Ley"

Desde el Gobierno de Pedro Sánchez, la ministra de Defensa, Margarita Robles, ha salido al paso defendiendo al Centro Nacional de Inteligencia (CNI), asegurando que el organismo siempre ha cumplido con la Ley en sus funciones y que esos espionajes nada tienen que ver con el actual Ejecutivo. 

Además, la ministra ha condenado que se hagan acusaciones "sin pruebas" aprovechando que todas sus actuaciones son secretas y "no se puede defender", al mismo tiempo que ha evitado dar detalles sobre las actuaciones del CNI y tampoco ha aclarado si cuenta con el programa "Pegasus", alegando que todo lo relacionado con el centro de inteligencia está sujeto a secreto por ley.

Sin embargo, ha garantizado que tanto el Gobierno como el CNI "siempre actúan con arreglo a la legalidad vigente". "Es muy fácil imputarle al CNI determinadas actuaciones porque sabe que el CNI no se puede defender", ha lamentado en una entrevista en TVE, ya que las actuaciones del organismo están protegidas por Ley.  Solo se puede dar cuenta de ellas en una comisión especial del Congreso a puerta cerrada, la cual lleva sin convocarse casi tres años.