| 15 de Agosto de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Irene Montero en el Congreso
Irene Montero en el Congreso

La ley del aborto de Montero enfrenta al Gobierno con las familias homosexuales

La norma que apadrina Podemos considera “violencia” la gestación subrogada, la multara y la perseguirá, una técnica que usan parejas LGTBI: "Nos están recortando derechos"

| E. M. España

La ministra de Igualdad, Irene Montero, ha vuelto a rescatar uno de los debates favoritos de la izquierda, la ley del aborto, proyecto acelerado ahora y que está promocionando por los diferentes medios. Esta ley, que abre cuestiones y polémicas como las bajas laborales por menstruación dolorosa o dejar abortar a las menores de 18 años sin consentimiento paterno, también ha provocado uno un duro choque con los colectivos LGTBI.

La nueva ley del aborto tiene previsto considerar como “violencia” la gestación subrogada -los llamados vientres de alquiler- de forma que utilizar esta técnica de reproducción para tener hijos esté penado y perseguido en España.

Esto supondría no sólo que aquí no se pueda recurrir a la gestación subrogada -cosa que por ahora tampoco se puede- sino incluso que se pueda penar si se un español va al extranjero a realizar esta técnica.

Tener hijos por gestación subrogada es sin embargo una de las técnicas a las que suele recurrir un gran número de parejas, especialmente de hombres homosexuales, que no pueden tener hijos de forma biológica con una mujer y van a países como EEUU o Ucrania para poder tener hijos con vientre de alquiler.

Por ello, las intenciones del PSOE y Podemos de prohibir esta técnica en la ley del aborto les ha enfrentado con los colectivos LGTBI con los que tradicionalmente han presumido de defender sus derechos.

 

"Nos recortan nuestros derechos"

Las asociaciones de familias de hombres homosexuales acusan al Gobierno de Pedro Sanchez de "estigmatizar a sus familias y de recortar derechos", pues incluso podrían ser multados en caso de someterse a gestación subrogada en países con garantías legales como EEUU. “Mi hijo me pregunta por qué el Gobierno ahora no nos quiere”, segura el portavoz de una de estas familias.

Además, señalan que desde el PSOE y Podemos en la ley del aborto “defienden que una mujer pueda hacer lo que quiera con su cuerpo pero luego tratan de infantilizar a la mujer y sus decisiones en la gestación subrogada y hablan de violencia cuando las mujeres lo hacen libremente”.

 

A esto se suma la discrimiación con las parejas de lesbianas, a las que ahora el Gobierno les va a costear los tratamientos de fertilidad para tener hijos en la sanidad pública. “Pero a los hombres homosexuales les dicen que el tener hijos naturales no es un derecho, sino un deseo”, denuncian.

La cuestión es que el PSOE y Podemos pueden perder el favor de uno de los colectivos que ellos siempre se han intentado apropiar como suyos. Y que consideran un caladero electoral mayoritariamente de izquierdas.

Al nuevo fichaje LGTBI de Pedro Sánchez, el waterpolista Victor Gutierrez, le han llovido las críticas tras publicar una entrevista este fin de semana en la que aseguraba que “me duele que haya partidos que quieran recortar los derechos” y que por eso entró en política. “El único que quiere recortar derechos es el PSOE y Podemos con la gestación subrogada”, le han reprochado y recordado en estas últimas horas.