| 15 de Agosto de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
La directora general del CNI, Paz Esteban, llegando este jueves al Congreso.
La directora general del CNI, Paz Esteban, llegando este jueves al Congreso.

Esteban defiende la honorabilidad del CNI y un puñado de escuchas autorizadas

Rufián rompe la confidencialidad obligada por la Comisión de Secretos Oficiales y destripa la comparecencia de la directora del espionaje. Hubo escuchas legales, entre ellas a Pere Aragonés.

| Javier Ruiz de Vergara España

Como era previsible por la irresponsabilidad del propio Gobierno, la comparecencia de la directora del CNI este jueves en la Comisión de Secretos Oficiales ha dejado en notable rídiculo la marca España. Porque como también se daba por descontado, los miembros de la alianza Frankenstein han tardado minutos en destripar las explicaciones a puerta cerrada de Paz Esteban, en la cuerda floja tras el esperpento en La Moncloa.

Ha sido el portavoz de ERC, Gabriel Rufián, -juez y parte-, el encargado de ejercer de portavoz de la máxima responsable de los Servicios Secretos poniendo voz a sus explicaciones. Como adelantó ESdiario este miércoles, el CNI tan solo realizó escuchas autorizadas judicialmente a un reducido grupo de independentistas radicales y con nexos peligrosos.

Y, siempre según los asistentes a la comparecencia de Esteban, el resto de escuchas -entre ellas las de Pedro Sánchez y Margarita Robles- tienen otra autoría. Un país extranjero, con Marruecos liderando las apuestas, o las cloacas del Estado.

Esteban ha admitido este jueves que se espió a un número determinado de los independentistas que aparecieron en la lista publicada por The New Yorker, pero para el resto de personas que han sido víctimas de incursiones en sus dispositivos móviles, entre ellas el presidente del Gobierno, ha apuntado dos posibles culpables: un país extranjero, o miembros de las denominadas cloacas del Estado.

Entre los espiados con orden judicial, según ha detallado TV3, figura el actual presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, presumiblemente antes de ser investido, y el entorno de Carles Puigdemont, como el director de su oficina, Josep Lluís Alay, por sus contactos con Rusia. Se cita también al diputado de la CUP Carles Riera. Todos ellos, según ha remarcado Paz Esteban, en el marco de investigaciones abiertas y avaladas por la autoridad judicial.

 

 

"Salimos como hemos entrado, no ha habido secretos ni oficiales ni extraoficiales", ha dicho Rufián, incidiendo en que no incumplía la ley al desvelar parte de esa comparecencia porque el grueso de la misma ha versado sobre cosas ya "filtradas" a los medios de comunicación.

Según ha detallado, Esteban ha acudido a la comisión con documentación que contenía las autorizaciones judiciales para las escuchas que ha llevado a cabo el CNI, ha señalado que no podía hablar específicamente del programa Pegasus y no ha ofrecido ninguna solución a esta situación.

 

La jefa del CNI llega a la Comisión de Secretos Oficiales acompañada del secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, Rafael Simancas.

 

Mientras, el juez de la Audiencia Nacional José Luis Calama ha decretado por su parte el secreto por un mes de la causa abierta por el presunto espionaje a Pedro Sánchez y a la ministra de Defensa y ha ofrecido a ambos personarse como perjudicados, tal y como había solicitado el Ministerio Fiscal.

En su auto, el titular del Juzgado Central de Instrucción Número 4 explica que la declaración del secreto tiene por objeto "prevenir una situación que pueda comprometer de forma grave el resultado de la investigación".

"Solo así se podrá impedir que el conocimiento del resultado de las diligencias a acordar pueda dar ocasión a interferencias o manipulaciones dirigidas a obstaculizar la investigación y frustrar sus objetivos, teniendo presente la posible existencia de información sensible que puede estar legalmente clasificada, comprometer gravemente la seguridad del Estado o perjudicar los legítimos intereses de personas ajenas al procedimiento", expone.

Además, Calama recuerda que el resultado de las diligencias que se practiquen durante este periodo podrá ser conocido posteriormente, "evitando así cualquier merma del derecho de defensa, ya que una vez conseguida la efectividad con esta medida perseguida el levantamiento del secreto permitirá a las partes el ejercicio de defensa sin restricción de clase alguna".

Vox estudia denunciar a Rufián

Mientras, el portavoz de Vox en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros, no descarta que su formación emprenda acciones legales por revelación de secretos contra diputados de la Comisión de Gastos Reservados tras la comparecencia de Paz Esteban. "Han pasado breves minutos y no nos ha dado tiempo a revisar lo que se ha dicho de la comparecencia, pero no descartamos nada", ha señalado en rueda de prensa en el Congreso.

Espinosa ha indicado que las declaraciones del portavoz de ERC, Gabriel Rufián, señalando que el CNI ha admitido que el espionaje ilegal puede ser atribuible a elementos incontrolados o a otros países son "la demostración empírica" de que hay diputados que no deberían formar parte de la Comisión de Gastos Reservados que da acceso a secretos oficiales y que controla a los servicios de Inteligencia.

El portavoz de Vox ha insistido en que la naturaleza de esta comisión es secreta y no puede ser que, al salir, haya diputados que cuenten lo que se ha dicho dentro, "sea verdad o no", sea en fuentes o públicamente. "Lo miraremos", ha remarcado, al ser preguntado por esas posible acciones legales.