| 07 de Diciembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Pedro Sánchez y Yolanda Díaz
Pedro Sánchez y Yolanda Díaz

Sánchez “traga” las exigencias de Díaz y pacta los Presupuestos de 2023

Los socialistas pactan con Unidas Podemos aprobar este mismo martes las nuevas cuentas públicas horas después de que la vicepresidenta aumentara la presión sobre Moncloa

| Miguel Centeno España

Parecía que no iba a haber acuerdo y que, como ya ocurrió en otras ocasiones, los Presupuestos Generales del Estado (PGE) se aplazarían y serían debatidos entre los socios de Gobierno (PSOE y Unidas Podemos) hasta la prórroga. Sin embargo, a primera hora de este martes, la secretaría de Estado de Comunicación lanzaba una nota de prensa en la que se anunciaba la “fumata blanca presupuestaria”: Sánchez, Belarra y Díaz han llegado a un acuerdo y habrá PGE, los terceros y últimos de esta legislatura. 

Y es que según Moncloa, el acuerdo se formalizará este martes en una reunión entre el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, y, posteriormente, será sometido a Consejo de Ministros para su aprobación “express”. Y todo ello se ha producido porque el PSOE habría “tragado” con las exigencias de Podemos, como por ejemplo desbloquear la aprobación de la ley de vivienda, impulsar la ley de familias o derogar la 'ley mordaza’ del PP.

La secuencia de los acontecimientos ha sido, cuanto menos, precipitada. Y es que no han querido perder ni un minuto ambas partes. El acuerdo parecía que estaba cerca pero discrepancias “profundas” sobrevolaron las negociaciones, dejando abierta la posibilidad de que las cuentas públicas se estancaran. No fue así. Y puede que las palabras de Yolanda Díaz en la SER a eso de las diez de la noche, tuviesen la culpa. 

Y es que en una entrevista en los micrófonos amarillos (donde ha aparecido en tres ocasiones en el pasado mes), Díaz rebajó las expectativas y abrió el cajón de los reproches dejando caer la posibilidad de que este martes llegase sin acuerdo entre ambos socios. “Hay diferencias profundas. (…) En estos momentos no hay acuerdo”, empezaba diciendo la ministra de Trabajo. 

No solo espetó sus dudas sobre el acuerdo: Díaz llegó a criticar la forma de negociación que se ha llevado a cabo entre los socios: "No comparto nada esta manera de negociar. Es innecesario (...) entiendo que hay muchas formas de negociar y esta no es la correcta. "Tampoco hay acuerdo para desbloquear la vivienda y es uno de los principales problemas de nuestro país. De esto va la política útil y no tenemos tampoco punto de encuentro. No sé qué mas hace falta para que salga adelante”.

Díaz no quiso revelar cuáles eran en concreto las exigencias de Podemos que el PSOE se estaba negando a cumplir, pero parece que los fondos europeos y la gran cantidad de gasto público que tienen detrás estas cuentas públicas (son los PGE con mayor inversión pública de toda la historia), habrían sido motivos “de peso” para que Ferraz acabase cedido en una buena cantidad de exigencias de Podemos. 

Martes dulce, por lo tanto, para Moncloa, que presume de acuerdo en plena crisis económica asegurando que esto es una “nueva muestra de estabilidad" porque se ha desatascado un proyecto presupuestario "en tiempo y forma por tercer año consecutivo”. Unas cuentas que "incorporarán el mayor gasto social de la historia para reforzar el Estado de bienestar”, recalcan desde el Gobierno.