| 24 de Enero de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Pedro Sánchez en el Congreso de los Diputados
Pedro Sánchez en el Congreso de los Diputados

El PSOE madrileño avala la hoja de ruta de Sánchez para asfixiar a la región

El Gobierno central sigue en su lucha por sacar las instituciones que sean posibles de Madrid y crear nuevas en su afana por ganar esta batalla política

| Alejandro Alonso España

El recién estrenado PSOE de Madrid prefiere plegarse a Ferraz que apostar por los madrileños. La descentralización de las instituciones ya está en marcha, para despojar a la región del 'efecto capitalidad' que tanto enfada a algunos barones regionales como Ximo Puig y que no esconde más que el intento de Sánchez de noquear a una Isabel Díaz Ayuso cada día más popular en las encuestras.

Sin embargo, el recién estrenado secretario general de los socialistas madrileños, Juan Lobato no dará la espalda al líder del partido aunque ello suponga un castigo para los ciudadanos de la región. "Que los nuevos organismos se instalen fuera de Madrid tiene lógica", explicó el líder del PSOE en una reciente entrevista en Onda Madrid, aunque intentó matizarlo asegurando que "sería muy interesante que determinados organismos estuvieran ubicados en otros municipios de la región". 

Mientras, el Gobierno ya cuenta, tras meses de deliberación, con una hoja de ruta diseñada para cumplir con uno de los compromisos que más fricciones ha provocado con la presidenta regional Isabel Díaz Ayuso: la descentralización de las instituciones del Estado, que intenta camuflar como parte de su programa de lucha contra la despoblación.

El Ejecutivo, azuzado por barones como Puig y por sus socios de  investidura -ERC, PNV y Bildu-, insiste en que hay que compartir el beneficio económico y que no hay razones para que los organismos públicos estén solo en Madrid.

De hecho, intentan 'vender' al resto de los territorios esta descentralización como "positiva porque el progreso se tiene que repartir equitativamente con las distintas generaciones pero también con los distintos territorios", tal y como señaló la ministra de Justicia, Pilar Llop.

 Al otro lado, Isabel Díaz Ayuso es la primera que se ha posicionado totalmente en contra de esta medida orquestada por el Gobierno de Pedro Sánchez,  y así lo ha manifestado en numerosas ocasiones. "España es el único país del mundo que busca penalizar a su capital, en lugar de impulsarla" ha llegado a decir la presidenta de la Comunidad de Madrid, además de pedir que "País Vasco y Cataluña no formen parte de este plan de descentralización".

José Luis Martínez Almeida, alcalde de Madrid, también ha clamado contra los planes del Gobierno aunque ha apostillado que “no tendría ningún problema en la descentralización, porque Madrid no quiere vivir de las administraciones, lo que quiere es que en Madrid haya sociedad, no administraciones”.

"España es el único país del mundo que busca penalizar a su capital, en lugar de impulsarla" -Ayuso

Pero mientras la guerra política sigue encendida, Sánchez ya va dando sus primeros pasos para intentar adfixiar a Ayuso. Algunas de las infraestructuras que ya se están instalando fuera de la región son, por ejemplo, los centros tecnológicos que va a poner en marcha Renfe en Mérida, Teruel, Alcázar de San Juan (Ciudad Real), Linares (Jaén) o Miranda de Ebro (Burgos).

Otras previstas en los próximos años serán el Centro de Estudios Penitenciarios del Estado que abrirá en Cuenca en 2022 con la intención de formar a unos 1.000 funcionarios cada año. El Ejército de Tierra también tendrá una base logística en Córdoba a partir de 2026.

El propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha afirmado que la nueva sede de la Plataforma Inteligente de Destinos estará ubicada en Benidorm. Bien es cierto que ninguna de estas infraestructuras cuenta con un gran peso en cuanto a importancia y empleos, pero supone el comienzo de una tendencia en esta legislatura, que busca un mayor apoyo fuera de Madrid para las próximas elecciones a cambio de restar poder a Madrid y acabar con las aspiraciones de Ayuso.