| 02 de Agosto de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Un policía antidisturbios apaleado por radicales ultraizquierdistas en Vallecas.
Un policía antidisturbios apaleado por radicales ultraizquierdistas en Vallecas.

Miles de policías a la calle para exigir a Sánchez que les deje trabajar seguros

Unánime respuesta a la convocatoria de sindicatos y asociaciones de las FSE, que activan este sábado la primera gran movilización contra el Gobierno por su peajes a "Frankenstein".

| Javier Ruiz de Vergara España

Pedro Sánchez se enfrenta este sábado a la primera protesta masiva contra su Gobierno. Y, por añadidura, la primera rebelión ciudadana contra sus pactos con los socios de su coalición Frankenstein.

Más de 100.000 agentes de policía van a concentrarse en las calles de Madrid contra la derogación de la Ley de Seguridad Ciudadana, un peaje del PSOE a Podemos, ERC y Bildu que desarma completamente a los miembros de las FSE en su combate contra el delito.

Prueba de que la manifestación es apolítica es que en las calles de la capital se van a unir desde policías nacionales hasta guardias civiles pasando por ertzainas, mossos, forales navarros y agentes de policías municipales de todo el país.

Los convocantes incluyen a una docena de organizaciones representativas de los policías locales y bomberos, así como a otros sindicatos como CSIF, que la semana pasada confirmó que "miles de policías locales de toda España" acudirían a la marcha.

En el fondo de la protesta hay reivindicaciones puramente profesionales ante imposiciones de los socios más radicales del PSOE que deja a los agentes del orden literalmente "vendidos".

De ahí que la protesta contra Moncloa y el Ministerio del Interior tenga la cobertura de los principales sindicatos y asociaciones policiales de todo el espectro ideológico como SUP, CEP, JUPOL, AUGC, JUCIL, bajo la cobertura de la plataforma Jusapol.

 

 

En el fondo de la protesta hay reivindicaciones puramente profesionales ante imposiciones de los socios más radicales del PSOE que deja a los agentes del orden literalmente "vendidos".

Sin material, de "taxistas" e impunidad en las redes

Asi, por las exigencias de ERCBildu, PNV y Podemos, las Unidades de Intervención verán seriamente limitado su acceso al material antidisturbios. Las manifestaciones no requerirán permiso previo administrativo por lo que los agentes no podrán establecer dispositivos previos de seguridad con caracter preventivo .

Los detenidos deberán ser devueltos por los policias al lugar de su arresto tras pasar por dependencias policiales. Y, lo que es más preocupante, se podrá grabar libremente a los policías y subir sus actuaciones a las redes sociales.

 

"Esto es un despropósito, nos deja a merced de los delincuentes y nos arrebata el principio legal de autoridad y veracidad", denuncian a ESdiario los convocantes de la gran manifestación del sábado.

 

 

A la marcha se van a unir los líderes de PP, Vox y Cs y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. Pero las fuentes consultadas por este periódico afirman que "no son pocos" los dirigentes socialistas que les han traslado su apoyo y su malestar por las cesiones del PSOE a sus socios más radicales y con mayor historial contra las FSE.

El PSOE, retratado, se revuelve

Conscientes en el PSOE de que la indignación de los policías es compartida por buena parte de sus propios votantes, la cúpula de Ferraz ha optado por tratar de desacreditar la convocatoria. Su presidenta, Cristina Narbona, ha criticado las "interpretaciones completamente falsas" que, a su juicio, se están usando en la manifestación.

Y se ha referido a la pancarta Por una España segura que presidió las protestas que ya se produjeron el pasado miércoles, y que respaldaron PP, Vox y Ciudadanos. "No hay nada más destructivo para la convivencia y la democracia que la información falsa que llegue a los ciudadanos", ha tratado Narbona de desviar a atención del fondo del asunto.