| 20 de Mayo de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
La presidenta del Congreso, Meritxell Batet
La presidenta del Congreso, Meritxell Batet

Batet pone la alfombra roja para que ERC y Bildu conozcan los secretos de Estado

La presidenta del Congreso ha propuesto modificar las mayorías necesarias para acceder a la Comisión de Secretos Oficiales y así complacer a los independentistas.

| Andrea Jiménez España

Meritxell Batet ha dado vía libre a la modificación reglamentaria que abre la puerta de la comisión de secretos oficiales a ERC y Bildu.  Apelando a que es "una anomalía democrática que no se haya podido constituir", y culpando al PP por ello, la presidenta del Congreso ha hecho suya la promesa de Sánchez a los independentistas que, en boca del ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, permitirá que conozcan de primera mano todas las actividades del CNI tras la denuncia del supuesto espionaje. 

Batet ha propuesto en la Mesa del Congreso una rebaja de las mayorías que se exigen para acceder a la denominada Comisión de secretos oficiales, bajando el listón de 210 a mayoría absoluta, lo que ya permitiría abrir la puerta a ERC, Junts y Bildu al control del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y las materias clasificadas.

Se trataría de una modificación de la resolución de Presidencia que firmó el socialista Manuel Marín en 2004, pero que no cuenta con apoyo de grupos de la oposición como el PP, Vox y Ciudadanos. Sin embargo, la mayoróa que ostenta PSOE y Podemos en dicha Mesa permite dar luz verde al cambio. 

Batet ha justificado la entrada de los partidos secesionistas en la comisión asegurando que sin la constitución de la misma, el Parlamento no puede asumir "el mandato constitucional del control del Gobierno y esto debe ser una prioridad". 

De hecho, ha hecho suyo el argumentario socialista y ha culpado al PP de establecer "vetos" que impedían la conformación de la comisión, acusando, además a los populares de "falta de sentido de Estado".

Así, considera que una vez que cada grupo pueda elegir a su representante y estos sean refrendados por mayoría absoluta, se habrá llevado a cabo una modificación reglamentaria "coherente con la finalidad de garantizar el pluralismo político y el principio de representación".

Otra cesión más a los independentistas

Sin embargo, este cambio no es más que otra de las cesiones de Sánchez a los secesionistas, después de la ofensiva lanzada por las supuestas escuchas que han puesto en jaque al Gobierno, ya que ni siquiera tiene atados los apoyos a su plan anticrisis. 

De hecho, fue el propio ministro de la Presidencia, Félix Bolaños el que este fin de semana se reunión con el Gobierno de la Generalitat para tratar el asunto e intentar cerrar la brecha y allí se comprometió a constituir "de manera inmediata, de la Comisión de Secretos Oficiales en el Congreso, con el fin de que comparezca la directora del CNI para que aporte documentación y conclusiones del ejercicio de control interno".

Además, añadio que "el Gobierno ha iniciado los contactos con los grupos parlamentarios para urgirles la aprobación de esta comisión lo antes posible. Estarán representadas todas las fuerzas políticas sin excepción para que los legítimos representantes de la soberanía puedan tener acceso a toda la información que aclare los hechos".

Así pues, dicho y hecho, el Gobierno ha terminado por imponer su rodillo para abrir la puerta de los secretos del Estado a los independentistas y Batet solo tiene que poner la alfombra roja.