| 06 de Febrero de 2023 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
La presidenta de Congreso, Meritxell Batet, en su declaración institucional
La presidenta de Congreso, Meritxell Batet, en su declaración institucional

El PSOE acata la decisión del Constitucional pero acusa de dañar la democracia

Los presidentes del Congreso y del Senado y el ministro de Presidencia, en declaraciones institucionales sin precedentes, acusan al TC de paralizar el poder legislativo

| Enrique Martínez España

El sanchismo se revuelve tras la decisión del Tribunal Constitucional y en una cascada de declaraciones institucionales sin precedentes, Moncloa ha utilizado a la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, al presidente del Senado, Ander Gil, y al ministro de Presidencia, Félix Bolaños, a lanzarse contra el Tribunal y contra el PP, aunque no han tenido más remedio que admitir que acataban la decisión del Constitucional para no caer en una sublevación.

En un uso más como portavoces del PSOE que como el papel institucional que se le espera a la presidencia del Congreso y el Senado, Tanto Meritxell Batet como Ander Gil han vendido una degradación de la vida democrática y una intromisión en el poder legislativo por parte del Tribunal Constitucional.

Batet ha anunciado que pedirá ser "oída" en el procedimiento para defender “la autonomía parlamentaria” y que la decisión del Constitucional carece de "precedentes" en la democracia española y ha mostrado su "honda preocupación" por los efectos que esto puede tener en el "funcionamiento del legislativo", pues "se posibilita que "la interrupción de la potestad legislativa esté al alcance de un solo diputado con la interposición de un recurso de amparo".

 

Ander Gil por su parte también ha anunciado vías para revertir la decisión del Constitucional y ha utilizado la figura de Gregorio Peces Barba para inistir en la teoría de la “inviolabilidad de las cámaras” que según él queda dañada con la decisión, además de señalar una degradación de nuestro sistema democrático.

El ministro Félix Bolaños, considerado el cerebro en la sombra de la operación paralizada por el Constitucional, ha utilizado un tono más duro que Batet y Ander Gil ha atacado al Tribunal y ha señalado al PP, sin mencionarle, como el responsable de ir contra la Constitución por no renovarse el CGPJ desde hace cuatro años.

En el sector de Unidas Podemos del Gobierno, la secretaria general podemita y ministra de Asuntos Sociales, Ione Belarra, ha hablado de “golpe” expresando en sus redes que “el ala derecha del Tribunal Constitucional impide una votación democrática en la sede de la soberanía popular. La derecha política, mediática y judicial consuma un golpe sin precedentes a la democracia. Toca demostrar que los y las demócratas somos más”.

Y desde el PP, Alberto Núñez Feijóo ha destacado que con la decisión del Constitucional “nuestra democracia sale fortalecida. En un Estado de Derecho, todos los poderes están sometidos a la Ley. Frente al ruido y las presiones, seguiremos defendiendo España y las instituciones sin miedo ni cesiones, desde la moderación y la razón”.