27 de Enero de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Medio Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
Podemos juega a la contra pese a la catástrofe humanitaria en Canarias por la avalancha migratoria.

Moncloa, un caos: Marlaska pide ayuda a Marruecos y Podemos revienta el viaje

Ni siquiera la emergencia nacional que ha colapsado Canarias ha llevado al socio morado del Gobierno a cerrar filas con los ministerios socialistas afectados. Iglesias sigue a lo suyo.

| Javier Ruiz de Vergara España

Pese al manifiesto enfado del PSOE con su socio y alguna que otra reprimenda, como la de Margarita Robles a Pablo Iglesias este mismo jueves, Podemos sigue a lo suyo. Y la absoluta descoordinación del sector socialista y el morado en el Consejo de Ministros salpica ahora al más urgente y delicado reto que tiene Pedro Sánchez en estas últimas horas: la emergencia y la catástrofe humanitaria que tiene a Canarias contra las cuerdas, ante la avalancha inédita de pateras procedentes de Marruecos.

Han querido las circunstancias que este colapso migratorio en las Islas haya coincidido con la ruptura del alto el fuego entre Rabat y el Frente Polisario. Y los de Pablo Iglesias, por su cuenta y riesgo, se han lanzado en una carrera de desafíos al país vecino en el momento que Moncloa más necesita su colaboración.

Así que este jueves se ha producido un nuevo esperpento en el seno del Gobierno. Mientras Fernando Grande Marlaska anunciaba su viaje urgente a Rabat este viernes, los dirigentes morados se han dedicado a exigir un referéndum de autodeterminación para el Sahara. Casus belli para el régimen de Mohamed VI.

Con el Gobierno desbordado y las autoridades canarias indignadas, Marlaska viaja este viernes a Rabat para reunirse con su homólogo Abdelouafi Laftit.

Según explican fuentes de Interior, Marlaska destacará en su séptimo viaje oficial a Marruecos los éxitos alcanzados el año pasado, cuando se consiguió "revertir la tendencia creciente de llegadas irregulares en el año 2018 con un descenso del 50 por ciento", han apuntado fuentes del Ministerio.

El programa de un viaje que se considera clave para detener la oleada de pateras de las últimas semanas contempla la reunión con Abdelouafi Laftit, en la que Marlaska estará acompañado por la directora general de Relaciones Internacionales y Extranjería del Ministerio del Interior, Elena Garzón, y por el embajador de España ante el Reino de Marruecos, Ricardo Díez-Hochleitner.

 

Marlaska saluda a su hómologo marroquí en una visita anterior a Rabat del ministro.

 

Pero prácticamente a la vez que Interior anunciaba el desplazamiento del ministro, Podemos saboteaba el viaje. Su diputado y portavoz de Galicia en Común, Antón Gómez Reino, ha insistido en la necesidad de involucrarse para que pueda cumplirse el derecho de autodeterminación del pueblo saharaui. La mera hipótesis levanta sarpullidos en Marruecos.

Así lo ha indicado Gómez-Reino, tras la constitución del llamado Intergrupo de Amistad con el Pueblo Saharaui, en el que participan los morados. Se trata de un grupo de trabajo que reúne a 13 diputados y diputadas de ocho formaciones políticas y que tiene como fin la búsqueda de soluciones pacíficas con la causa saharaui, de acuerdo con las resoluciones de Naciones Unidas en esta materia.

Ya este mismo miércoles, el partido de Iglesias emitió un comunicado en el que dice que el Gobierno debe solicitar a Naciones Unidas que organice un referéndum de autodeterminación del Sáhara Occidental, con "calendario", un censo justo" y "garantías" para el cumplimiento del resultado de la consulta, y que no basta "con pedir el cese de las hostilidades" en la zona.

Marruecos se hace el "no enterado"

De momento, el Gobierno marroquí ha evitado reaccionar oficialmente a las declaraciones de Podemos y otros partidos como Izquierda Unida sobre el Sáhara porque distingue las posiciones de las formaciones políticas de la posición del Gobierno.

"Marruecos no comenta tuits o declaraciones de partido, trabaja con el Gobierno", ha aclarado una fuente diplomática marroquí, recalcando que la relación política entre ambos países es "de Estado".

Y por si acaso, sobre la situación de Marruecos y el Sáhara, Robles ha advertido a Iglesias este jueves de forma contundente:  "La política exterior de un Gobierno la marcan su presidente y la ministra de Asuntos Exteriores. Esto tiene que quedar muy claro. Cualquier otro miembro del Gobierno que tenga otra posición será a título particular, pero la postura la marcan el presidente y la ministra de Exteriores".