| 22 de Septiembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Sánchez, en la última ejecutiva del PSOE en Ferraz.
Sánchez, en la última ejecutiva del PSOE en Ferraz.

Ferraz da la espalda a sus bases pese a los abrumadores sondeos internos

Los estatutos internos que promovió Sánchez para "asaltar" el PSOE aupado en la militancia facultan a la dirección a preguntar a sus afiliados por decisiones de calado. Pero no lo hará.

| Javier Ruiz de Vergara España

En la cúpula del PSOE hace ya varios días que se han encendido todas las luces de alarma. Los telefonos no dejan de sonar y el tráfico de llamadas entre Ferraz y las distintas secretarías autonómicas del partido no han dejado de multiplicarse.

El primer globo sonda lanzado por Pedro Sánchez sobre el indulto de los condenados por el procés ha tenido un efecto inmediato en muchas federaciones socialistas: la frontal oposición de sus militantes.

Lo sabe bien el barón de barones, Emiliano García Page, que ha sido el primero en salir a la palestra para alertar a su jefe de filas del efecto demoledor que el anuncio ha tenido sobre el estrato tradicional del afiliado socialista.

Es más, en Ferraz ya circulan los primeros trackings de urgencia (sondeos informales) que confirman el rechazo mayoritario a los indultos entre la militancia socialista. Algunas encuestas más elaboradas ponen cifra a ese rechazo, 3 de cada 4 afiliados o simpatizantes se opone al perdón gratis total a Oriol Junqueras. Más del 70% del censo.

 

Pero pese a esa evidencia, Ferraz rechaza tajantemente alguna sugerencia lanzada por los barones y descarta consultar a sus bases sobre la medida de gracia. Fue el compromiso expreso de Sánchez en el 39 Congreso Federal de 2017. De hecho, impuso una reforma de los Estatutos Federales para obligar a realizar referéndums internos en determinadas ocasiones, entre ellas para ratificar los acuerdos de gobernabilidad del PSOE y otras decisiones de gran calado.

En su artículo 53, esos estatutos facultan a las "Comisiones Ejecutivas de nacionalidad, regionales, insulares, provinciales o municipales podrán consultar a la militancia sobre 'aquellos asuntos de especial trascendencia' que se determinen reglamentariamente".

Eso sí, Sánchez se reservó la decisión final al añadir que "estas consultas deberán ser previamente autorizadas por la Comisión Ejecutiva de ámbito superior a la proponente". Y Sánchez no tiene la menor intención de autorizar a sus barones críticos a tomar el pulso a sus militantes.

 

 

Así que, descartada  la opción de que todo el PSOE dé su opinión sobre una decisión tan determinante y a todas vistas perjudicial para el partido en su conjunto, el sanchismo ha optado por otra estrategia con los suyos: la didáctica.

 

 

Sánchez y tras él, Santos Cerdán, el dirigente del PSOE llamado a apagar el incendio en el partido con los indultos.

 

Los principales dirigentes de la Ejecutiva Federal han salido a defender este viernes la responsabilidad que tiene su partido de "sanar heridas", ser "valientes" y trabajar por "el bien común por encima del bien propio" para resolver el conflicto catalán. Esa es la primera medida paliativa ante el rechazo que ha generado en amplios sectores del partido la posibilidad de que el Gobierno conceda el indulto.

En concreto, barones como Emiliano García Page y Guillermo Fernández Vara, o los históricos socialistas Felipe González y Alfonso Guerra, han alertado del daño que puede suponer no solo para el país si no también para el propio PSOE la concesión de esos indultos.

Ante estas críticas, los principales dirigentes sanchistas tratan de rebajar la tensión interna y hacer pedagogía para explicar una postura que, aunque defienden como necesaria, admiten que es "difícil" y que puede generar "desgaste", según señalan fuentes socialistas-

En este sentido, tanto Moncloa como Ferraz justifican el giro que ha dado Sánchez el martes desde Bruselas al abrir la puerta a los indultos, y aseguran que es el camino correcto para solucionar el "conflicto" catalán y reconstruir los "puentes".

En cualquier caso, Sánchez va a tener la oportunidad de escuchar a su militancia antes de tomar la decisión definitiva sobre los indultos. Será en las primarias del PSOE andaluz. Y Susana Díaz, que además está impulsando su campaña en sus bases más tradicionales, puede dar a Ferraz el primer revolcón interno con este peliaguado intento.