| 18 de Noviembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Pedro Sánchez y la líder del PSN, María Chivite.
Pedro Sánchez y la líder del PSN, María Chivite.

La líder del PSN amenaza a Sánchez con la misma medicina que él le dio a Susana

La "militancia", el gran arma con la que Sánchez acorraló a los barones y a la lideresa, sale a la palestra en Navarra en el órdago de María Chivite a Ferraz.

| ESdiario España

Fue el detonante de la guerra civil en Ferraz. Pedro Sánchez quería pactos con Podemos y los independentistas y el Comité Federal, manejado entonces -2016- por Susana Díaz y los barones le pusieron una infranqueable línea roja: prohibido pasar.

La batalla acabó con la dimisión de Sánchez como secretario general, las primarias y el regreso triunfal a lomos de la "militancia". Con esa militancia se hizo incuestionable el hoy presidente del Gobierno y a ella apeló siempre. De hecho, los estatutos del 39 Congreso incluyeron consultas a las bases para que fueran estas las que decidieran las políticas de pactos del PSOE.

Eso luego quedo en aguas de borrajas. La militancia no fue consultada para que opinara sobre la moción de censura contra Mariano Rajoy ni tampoco cuando Sánchez puso su dedazo para elegir candidatos, véase el caso de Pepu Hernández para la lista al Ayuntamiento de Madrid.

Y a esa militancia amenaza ahora con recurrir el PSOE navarro si Ferraz -es decir, el propio Sánchez- decide poner su propia línea roja a la secretaria general del PSN, María Chivite.

Chivite está decidida a ser presidenta de Navarra de la mano del PNV, Podemos y el apoyo cómplice de Bildu, y el número tres del PSOE, José Luis Ábalos, ha anunciado el veto de la dirección federal.

Chivite, de momento, hace oídos sordos y tras reunirse este miércoles con Uxue Barkos, reitera sus intenciones. Y si Ferraz revalida el boicot, amenaza con una consulta a sus bases.

La misma medicina que Sánchez exhibió contra Susana, y los Page, Vara y Lambán. Una cuña de la misma madera, ha debido pensar la rebelde líder del PSN.