23 de Abril de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
La resolución del Servicio de Salud del Principado de Asturias.

Illa suspendió un gran pedido de jeringas dejando a las comunidades a su suerte

El Ministerio, que ahora se desentiende de la polémica de la sexta dosis de Pfizer, hizo creer a las autonomías que haría una compra centralizada de material. En septiembre cambió de idea.

| Ana Isabel Martín España

La sexta dosis de los viales de Pfizer se ha convertido en la última polémica en torno a un proceso de vacunación que avanza a trompicones. Aunque el Gobierno de Pedro Sánchez sigue insistiendo en que para verano el 70% de la población española estará vacunada. 

La Agencia Europea del Medicamento cambió de criterio el 8 de enero y autorizó a extraer de cada vial de la vacuna no cinco sino seis dosis. Ello aumenta sustancialmente el aprovechamiento, porque con 100 viales se puede vacunar a 600 personas en vez de a 500. Pero tiene una cara B: los contratos de la Unión Europea con las farmacéuticas son por dosis y no por viales, así que quien no consiga extraer esa sexta dosis, pierde. 

Y no es fácil. Para ello se necesita unas jeringas especiales capaces de exprimir al máximo cada vial hasta la última gota. Jeringas de 1 mililitro. Y no todas las comunidades las tienen, o no al menos no tantas como necesitarían. El consejero de Salud de la Junta de Andalucía, por ejemplo, reconoció este jueves que en las primeras dosis desperdiciaron "un culillo", pero que ha están haciendo acopio de las jeringas adecuadas. 

Desde el Ministerio de Sanidad ven la polémica desde la barrera. O eso pretenden. El departamento de Salvador Illa sostiene que ya en junio pidieron a las comunidades que hicieran acopio de jeringuillas "con volumen muerto bajo" para extraer lo máximo de cada vial. 

Salvador Illa pretende ver la polémica desde la barrera.

 

Sin embargo, este documento interno que publica ESdiario contradice esa versión. Hasta mediados de septiembre las comunidades pensaron que el Ministerio iba a hacer una compra centralizada de jeringas y agujas porque así se lo había comunicado el departamento de Illa. Pero durante el verano los responsables de este último cambiaron de idea, tal vez al recordar el estrepitoso fracaso con que se saldó su intento de comprar EPIS y mascarillas en marzo y abril de forma centralizada.

La resolución es del Servicio de Salud del Principado de Asturias (puede consultarla íntegra aquí), comunidad gobernada por el PSOE y que los socialistas -casi- siempre han puesto como ejemplo de buena gestión frente a la pandemia. Tiene fecha del 5 de octubre y está firmada por la directora Económica-Financiera y de Infraestructuras y sellada el 13 de octubre. 

En ella se detalla que el 17 de septiembre la responsable de Gestión de Vacunas de la Dirección General de Salud Pública comunicó a la Dirección de Atención y Evaluación Sanitaria del Servicio de Salud del Principado de Asturias "que el Ministerio de Sanidad ha confirmado que suspende el procedimiento de compra centralizada para todo el Sistema Nacional de Salud de jeringas y agujas para administración de la vacuna del Covid, por lo que cada comunidad autónoma deberá abastecerse para cubrir sus propias necesidades".

Lo "suspende" porque lo tenía en marcha. A partir de entonces las comunidades se pusieron a comprar como mejor pudieron y supieron. En el caso del Principado de Asturias, en octubre. Ahora el Ministerio se desentiende y asegura que dio instrucciones precisas a comienzos del verano.