| 25 de Mayo de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Rufián (ERC), Echenique (Podemos) y Lastra (PSOE), en el Congreso, algunos de los partidos que han firmado el documento
Rufián (ERC), Echenique (Podemos) y Lastra (PSOE), en el Congreso, algunos de los partidos que han firmado el documento

El PSOE y sus socios quieren vetar a periodistas que hacen preguntas incómodas

Firman pidiendo “establecer las medidas necesarias” contra algunos informadores del Congreso. La FAPE les responde que “el periodista puede hacer las preguntas que considere oportunas”

| E. M. España

La polémica que desde hace unas semanas se vive en las ruedas de prensa del Congreso de los Diputados, con algunos portavoces como Pablo Echenique de Podemos, Gabriel Rufián de ERC o Íñigo Errejón de Más País, negándose a responder las preguntas de algunos periodistas a los que califican como “burbujas de la extrema derecha”, ha aumentado este miércoles un escalón más al haber firmado el PSOE junto a sus socios de izquierda e independentistas un documento donde pide “establecer las medidas necesarias” contra algunos periodistas.

El documento, firmado por los jefes de prensa de PSOE, Unidas Podemos, ERC, PNV, EH Bildu, Junts, PDeCat, Más País-Equo, CUP, Compromís, BNG y Nueva Canarias acusa a algunos periodistas -sin citar medios de comunicación concretos- de "desvirtuar las ruedas de prensa y generar un clima de tensión que dificulta el trabajo del resto de periodistas que realizan su labor con profesionalidad".

comunicado

"Lo que deberían ser comparecencias de actualidad parlamentaria se están convirtiendo en careos ideológicos", aseguran estos partidos en el comunicado conjunto, produciendo "intolerables faltas de respeto que rompen el clima de cordialidad y decoro entre periodistas, políticos y personal de los grupos parlamentarios", según su opinión.

Por ello, los socios de Pedro Sánchez con el PSOE a la cabeza piden a la Mesa del Congreso "tomar las medidas necesarias con el objetivo de restablecer el buen funcionamiento de las ruedas de prensa en el Congreso, sin poner en riesgo la libertad de información y el buen clima en la sala de prensa que, desde siempre, se venía produciendo". Un comunicado que en seguida ha sido interpretado como un intento por silenciar a los periodistas incómodos para el ‘sanchismo’ y sus socios.

 

El derecho a preguntar libremente

En este sentido, la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) ha respondido al comunicado del PSOE y sus socios que "si un periodista está debidamente acreditado por el Congreso, el periodista puede hacer las preguntas que considere oportunas".

El presidente de la FAPE, Nemesio Rodríguez ha destacado que, al mismo tiempo y como establece su Código Deontológico, el periodista "reconocerá y respetará a las personas físicas y jurídicas su derecho a no proporcionar información, ni a responder a las preguntas que se les formulen, sin perjuicio del deber profesional de atender el derecho de los ciudadanos a la información".

PP, Vox y Cs cargan contra el PSOE

No sólo desde las asociaciones de periodistas han llegado las reacciones, también desde la oposición. El líder del PP, Pablo Casado, ha denunciado que “el PSOE vota en contra de perseguir los homenajes a etarras, pero vuelve a unirse a Bildu para señalar a periodistas y coartar la libertad de expresión. Defenderemos la libertad de prensa y de información como derecho fundamental frente a los ataques de este Gobierno radical”.

Desde Vox, Macarena Olona ha indicado que “lo grave no es que decidan quienes son demócratas. Lo gravísimo es que firman quienes hoy gobiernan España. Y están exigiendo que se prohíba el derecho a trabajar”. “Los partidos del Gobierno y sus socios separatistas firman acuerdos siempre que pueden, está vez para pretender echar a dos medios del Congreso, sede de la soberanía nacional”, ha indicado la formación de Santiago Abascal

Desde Ciudadanos, su presidenta Inés Arrimadas, ha asegurado que “los políticos no deciden qué periodistas deben entrar o no en el Congreso. Nuestra obligación es responder a todos los debidamente acreditados, como hacemos los liberales cada día. Se llama respeto a la libertad de prensa y a la democracia”.