28 de Enero de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Medio Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
Pedro Sánchez este miércoles en el Congreso.

Sánchez cuenta su plan en privado: con Presupuestos "ataré en corto a Iglesias"

Un hombre de su confianza, Félix Bolaños, mantiene la vía Cs y el presidente mima al PNV. Iglesias no aceptará ninguneos y está dispuesto a incendiar la calle si es necesario.

| Marta Gómez Montero España

 

Los barones socialistas ya no saben a qué agarrarse para calmar el malestar interno que recorre muchas las federaciones y alcaldías del PSOE, después de que el presidente del Gobierno "cruzara el rubicón" de negociar y conseguir el de Bildu a los Presupuestos Generales del Estado.

Como se dice coloquialmente, se agarran a un clavo ardiendo y ahora repiten como un mantra que Pedro Sánchez les ha trasladado que en cuanto tenga aprobadas las cuentas públicas  -que le garantizan la legislatura-"reconducirá" la situación con Podemos y la coalición Frankenstein, para que dejen de marcar la agenda política del Gobierno.

Y no solo ellos, sino que los ministros más moderados del Gobierno, desde Nadia Calviño a Margarita Robles y en las últimas horas incluso el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, suspiran por que pueda llegar un día en el que se rompa la simbiosis de intereses que mantienen Sánchez e Iglesias para mantenerse en el poder.

El presidente castellano-manchego, Emiliano García-Page, pone como ejemplo su entendimiento con Ciudadanos en Castilla-La Mancha, a pesar de su mayoría absoluta, después de una anterior legislatura aciaga condicionada por los dirigentes de Podemos.

El caramelo con el que Sánchez intenta endulzar la realidad de su pacto con Bildu y ERC y su dependencia de Pablo Iglesias es que habrá un antes y un después tras la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado.

Pablo Iglesias este jueves en el Congreso.

 

Las terminales monclovitas trasladan a quien quiere oírles que en cuanto tenga la luz verde del Congreso a las cuentas del 2021 todo cambiará y el vicepresidente segundo del Gobierno dejará de marcar el rumbo de la política española.

La situación judicial de Podemos, y especialmente la de su líder, y las elecciones catalanas previstas para el 14 de febrero van a ser otros dos elementos claves en la ecuación que indique hacía dónde se inclina la balanza.

Bolaños con Arrimadas y Sánchez con Ortuzar

Para combatir el escepticismo que suscita esta declaración, los interlocutores consultados por ESdiario esgrimen que en ningún momento se han roto los puentes con el partido de Inés Arrimadas. Y que, de hecho, el presidente del Gobierno ha encargado a un hombre de su más absoluta confianza, el secretario general de Presidencia, Félix Bolaños, que mantenga la interlocución con la formación naranja.

Paralelamente, y ante el tremendo enfado del PNV por el pacto con Bildu, el propio Sánchez intenta que las aguas vuelvan a su cauce con los nacionalistas vascos y el miércoles los encumbró a"grupo estratégico y preferente en la gobernabilidad del país". Unas palabras que el presidente del Gobierno trasladó en persona al presidente del PNV, Andoni Ortuzar en el Palacio de la Moncloa.

Iglesias incendiaría las calles si fuera necesario

Pablo Iglesias no está dispuesto en ningún caso a quedar relegado a un segundo plano y, como en el juego del ajedrez, ya se está anticipando a cualquier movimiento con el objetivo de seguir marcando la agenda política y condicionando el discurso del Gobierno, una estrategia en la que ha demostrado que es un virtuoso.

Iglesias seguirá tensionando la agenda del Gobierno

El líder de Podemos sabe que vienen tiempos muy duros en materia económica y quiere arrebatar a la parte socialista del Gobierno la bandera más social y seguir tensionando la agenda. Esta semana ha anticipado sus intenciones presentando a traición una enmienda a los Presupuestos, junto con ERC y Bildu, para frenar los desahucios durante la pandemia a todas las personas en situación de vulnerabilidad.

Además, Iglesias tiene un as fundamental en la manga y Sánchez lo sabe. Siempre puede azuzar una respuesta en la calle cuando la situación se torne más dramática a partir de enero, cuando según las previsiones económicas miles de empresas se irán a la quiebra y multitud de trabajadores pasarán a engrosar las listas del paro. Incendiar las calles es una especialidad de Podemos e Iglesias: siempre que tiene ocasión reivindica su paternidad en el movimiento social del 15M.