| 26 de Enero de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Antonio Caño, en un acto de la APM
Antonio Caño, en un acto de la APM

El exdirector de El País e íntimo de Rubalcaba detalla su explosivo "despido"

Antonio Caño, que sigue siendo articulista del periódico, no se priva de lanzar un dardo envenenado a la propiedad recordando cómo salió, con quién y por qué.

| Y.L España

Es el autor del libro de moda, la biografía de Alfredo Pérez Rubalcaba, y su relevo en la dirección de El País coincidiendo con la primera investidura de Pedro Sánchez, tras la moción de censura, fue todo un símbolo del nuevo tiempo político que venía.

Se trata de Antonio Caño, director de aquel diario crítico con Sánchez por sus devaneos con el independentismo, que fue fulminado junto a su equipo de confianza en un gesto que muchos interpretaron de subordinación al nuevo poder político.

Y él mismo, que sigue colaborando en la casa como articulista tras pasar por la dirección o su corresponsalía en Washington, entre otros destinos, no ha tenido pelos en la lengua a la hora de enjuiciar su "despido" y el de su personal de confianza: José Ignacio Torreblanca, David Alandete o Mayte Rico, entre otros.

 

Todos fulminados por Sol Gallego Díaz, la efímera directora que llegó con el favor de Moncloa y poco tiempo después ha tenido que dejar paso a otro clásico, Javier Moreno, el camino intermedio entre el "felipismo" de Caño y el "sanchismo" de la hoy relegada directora.

 

 

"Despidieron a mi equipo"

"Me mantienen como articulista y en otras funciones, y sigo perteneciendo a la plantilla de El País", reconoció en una entrevista en Cope. "Pero es cierto que despidieron a todo mi equipo en un acto que jamás entendí y que me parece profundamente injusto", denunció sin ambages.

"Y era un equipo que no solo había sido leal a mí, que es lo de menos, había sido profundamente leal al periódico", remató, antes de hacer una confesión sobre su amigo biografiado, el desaparecido Rubalcaba: "Él también era muy leal a El País (...) seguramente los periodistas se quejaron alguna vez de que favorecía demasiado a El País".