| 25 de Enero de 2023 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
El presidente de Castilla-La Mancha Emiliano García-Page junto al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.
El presidente de Castilla-La Mancha Emiliano García-Page junto al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

Page se revuelve contra Sánchez y exige la revisión urgente de la ley sí es sí

El presidente de Castilla La-Mancha vuelve a plantarle cara en esta ocasión por una ley que ha derivado en más de 120 revisiones de condenas a la baja y la excarcelación de 17 condenados.

| Alejandro Ibáñez España

No es un secreto que dentro del PSOE Emiliano García-Page es uno de los barones más críticos con el Gobierno de Pedro Sánchez. El presidente castellano-manchego es un habitual en alzar la voz dentro del partido socialista criticando decisiones y formas de actuar del Ejecutivo central. El último caso en el que ha mostrado su disconformidad, y no es para menos, es en relación a la chapuza de la ley de Irene Montero. La conocida como ‘ley del sí es sí’ sigue reduciendo condenas a violadores y pederastas y desde luego es un auténtico despropósito a ojos de todos menos de los propios impulsores.

Por ello, Page ha pedido modificarla lo antes posible para evitar que esto siga sucediendo y ha mostrado este desacuerdo vía carta a la Moncloa. Así lo ha anunciado este lunes a través de su portavoz y consejera de Igualdad, Blanca Fernández. Reclaman “la inmediata revisión, por la vía de urgencia" de esta Ley de garantía integral de la libertad sexual con el único fin de evitar la rebaja de penas para los agresores sexuales. Exigen que se mantengan, como mínimo, las mismas penas que estaban en vigor hasta septiembre de 2022.

Razones "más que suficientes"

Desde el Ejecutivo de Page demandan que no se cierren en banda solo por "enroque político" y que no se olviden de lo verdaderamente importante en este caso: las víctimas presentes y futuras, así como sus familias. Por todo ello sostienen que hay razones "más que suficientes" para introducir los cambios necesarios y frenar "esta sangría de revisiones que provoca desazón en las víctimas e indignación entre la ciudadanía".

Del mismo modo, aseguran que no se trata de culpar a unos o a otros (si al Ministerio de Igualdad o la judicatura), sino que se trata de resolver un problema que está afectando directamente a las víctimas. En este sentido, la portavoz castellano-manchega ha pedido a Montero "desde la mayor lealtad y honestidad" , que modifiquen la ley "desde la más profunda convicción de que ningún agresor sexual se debe ver beneficiado, ni siquiera mínimamente en el presente o en el futuro, por una norma que pretendía todo lo contrario".