| 24 de Noviembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Sánchez, llegando este miércoles al Congreso para la sesión de control.
Sánchez, llegando este miércoles al Congreso para la sesión de control.

Otegi y Junqueras destapan su plan: las municipales, un plebiscito contra España

Los líderes de Bildu y Esquerra han presentado en estas últimas horas sus cartas credenciales para los próximos dos años. Dar oxígeno a Sánchez para dar la puntilla a la Constitución.

| Javier Ruiz de Vergara España

 

Tal vez sea casualidad, pero en el mismo día, Arnaldo Otegi y Oriol Junqueras han coincidido en destapar sus cartas para el medioplazo político de España, horas después de que Pedro Sánchez escondiera su hoja de ruta a los españoles durante su esperado discurso de clausura del 40 Congreso Federal del PSOE en Valencia.

La efemérides del décimo aniversario del anuncio de ETA del cese de su actividad terrorista y la mascarada de Bildu desmarcándose aparentemente del dolor causado por la banda, ha desatado un terremoto político con los vaticinios de lo que esconde en realidad la definitiva operación blanqueo de los proetarras.

Pero en estas últimas horas, entre el silencio de Pedro Sánchez y la aparente ambiguedad entre las distintas temperaturas de las reacciones de PSOE y de La Moncloa, quienes sí han hablado son los socios decisivos para que el presidente del Gobierno siga en su cargo hasta 2023 y otros cuatro años más.

Y todo indica que Esquerra y Bildu, los dos pilares de la coalición Frankenstein con un PNV al desmarque, han puesto su mirada en la próxima cita electoral en clave nacional: las municipales y autonómicas del próximo año.

Los socios de Sánchez planean convertir esa cita con las urnas en un plebiscito contra España, el primer paso para su apuesta por la derogación de la Constitución y la apertura de un debate real sobre el derecho de autodeterminación. Una ventana de oportunidad, según los sustentos claves de La Moncloa.

El primero en desvelar sus planes fue Junqueras este martes por la noche en una charla con sus militantes. El líder de ERC sentenció que "la independencia solo es posible si se empieza a construir desde el mundo municipal". Por eso avanzó que para su partido las elecciones más importantes son las municipales.

 

 

Aragonés, Otegi y Junqueras: el órdago independentista y la derogación de la constitución en el horizonte.

 

En esa misma línea se expresó unas pocas horas antes Otegi ante los suyos en Eibar, cuando tras la mascarada del perdón a las víctimas, reconoció en privado que su objetivo es el vaciado de las cárceles y la salida de los 200 terroristas etarras condenados que aún cumplen su pena.

Pero el líder de Bildu, como Junqueras, también apuntó a la próxima cita electoral. "No tenemos ningún interés en la caída de este gobierno porque la alternativa sería la ultraderecha. Queremos que pasen estos dos años de legislatura y que este gobierno cumpla cuatro años más", desveló. Porque, sentenció Otegi, las próximas citas electorales, si son favorables a la actual mayoría gubernamental, abren la citada "ventana de oportunidades".

 

Sánchez lleva días insinuando su intención de abrir ya el melón constitucional con la excusa de eliminar el término "disminuidos" de la Carta Magna. Acusando al PP de vetar el cambio. Así lo denunció en su intervención en el cónclave socialista. Este lunes, fue más allá y esbozó su idea de que se elimine el artículo que garantiza la inviolabilidad del Rey.

Pero fuentes populares aseguran a ESdiario que esto es en realidad "un señuelo" para abrir de par en par y en canal la mutación de la Carta Magna. El melón está abierto. Y sus socios quieren dar el golpe de mano desde los ayuntamientos en 2022 como ensayo general de las generales de 2023.

Si Frankenstein logra su plan, el régimen del 78 estará amenazado ahora sí como nunca antes. Y el camino para que Sánchez se perpetúe en el poder, despejado.

 

 

nanan