| 16 de Mayo de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía

Begoña Gómez se queda sin salir tras la pancarta con las ministras del PSOE

La mujer de Pedro Sánchez, protagonista indiscutible de la última manifestación del Día Internacional de la Mujer, se quedó esta vez en casa tras las críticas a su perfil demasiado político.

| Laura Moro España

Hasta seis ministras y ministros -en funciones- del Gobierno de España acudieron este lunes a la manifestación convocada en el centro de Madrid con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. 

Empezando por la vicepresidenta, Carmen Calvo, y siguiendo por Dolores Delgado, Magdalena Valerio, María Luisa Carcedo, Fernando Grande-Marlaska y José Guirao

Sin embargo, esta vez no estaba la más feminista de todas: Begoña Gómez. ¿Dónde se metió?, ¿por qué faltó? Parece que las críticas a su excesivo protagonismo el pasado 8 de marzo le han hecho contenerse. O mejor dicho: han hecho que la contengan. 

La mujer de Sánchez fue el perejil de los actos del PSOE con motivo del último 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer. Y adoptó un perfil político que chirrió mucho tratándose de la mujer del presidente del Gobierno de España.

Entonces protagonizó un vídeo del PSOE de Madrid llamando a participar en una manifestación de cuya cabecera ella misma formó parte, en compañía de varias ministras. "Dónde están, no se ven, las banderas del PP" y "somos feministas, somos socialistas", gritaba con soltura Gómez, espoleando a las ministras y azuzando contra los populares.

Las críticas no se hicieron esperar. Desde las filas del PP la ahora portavoz en el Parlamento europeo, Dolors Montserrat, señaló: "el PSOE utiliza los ministerios para atacar al PP, con Calvo y Begoña dando saltitos para atacar al PP. Si el feminismo es excluirnos, que no cuenten con nosotras".

Desde entonces Gómez se ha cuidado mucho de volver a asomar la patita política.