| 17 de Septiembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
La presidenta andaluza, Susana Díaz, ante la comisión que investiga el fraude de la formación.
La presidenta andaluza, Susana Díaz, ante la comisión que investiga el fraude de la formación.

Díaz se borra del fraude de la formación y enciende el ventilador contra el PP

"Yo no estaba aquí". Ni autocrítica ni petición de disculpas a los andaluces por el fraude del caso Edu, que ha constado más de 3.000 millones de euros de las arcas públicas de la Junta.

| ESdiario España

Era una de las comparecencias parlamentarias más esperadas pero defraudó. La presencia de la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ante la comisión parlamentaria que investiga el fraude en los cursos de formación destapado por la Guardia Civil, se solventó con una declaración de intenciones en una intervención inicial que apenas se prolongó durante tres minutos.

Para perplejidad de los representantes del PP, Ciudadanos e IU, Díaz recurrió al consabido "yo no estaba aquí" para endosar las responsabilidades del fraude -la presidenta se refirió en todo momento a "deficiencias"- mil millonario en sus antecesores en el cargo, Manuel Chaves y José Antonio Griñan, que este lunes desfilaron también por la Cámara andaluza.

Díaz, que cierra este martes la primera ronda de comparecencias ante la comisión de investigación, ha dicho que iba a ser breve durante su intervención inicial porque es lo que interesa y no los "juicios de valor o las opiniones personales, sino los hechos". 

Tanto en esa brevísima exposición inicial como en su debate con el representante de IU, la también secretaria general del PSOE andaluz escurrió el bulto del llamado caso Edu al afirmar que en la etapa de la presunta trama "yo no estaba en el Gobierno ni era presidenta".

En su opinión, comparecer en esta comisión supone "una oportunidad" ante una situación que se ha producido "en el conjunto del territorio español". Y es que, según ha asegurado, con la comparecencia en este órgano se contribuye "con los jueces, la policía, los fiscales y otros parlamentos que tienen una situación parecida a ésta".

En este sentido, lo que sí quiso Díaz es aprovechar su intervención para poner el ventilador contra otros partidos afectados por casos de corrupción al recordar que se han producido "operaciones policiales en toda España" y que en ningún otro parlamento se han creado comisiones de investigación similares a la que acoge el Parlamento de Andalucía. Se refirió expresamente a Valencia, Galicia y Madrid, comunidades que habían sido gobernadas por el PP.

Deriva la culpa a la ministra Báñez

En esta línea de eludir las responsabilidades, Susana Díaz ha reprochado al Gobierno central que no paralizara los cursos de formación después de que la ministra de Empleo y Seguridad Social en funciones, Fátima Báñez, detectara las "deficiencias" del sistema y defendiera que era necesario una nueva norma para subsanarlas, unas deficiencias que también, ha apuntado, señalaron el Tribunal de Cuentas.

Díaz ha manifestado que han sido "dos años complicados en el conjunto del Estado" para la formación y ha criticado que la ministra del ramo "no haya llamado a los gobiernos que sufrían dificultades" con la formación, que les hubiera reunido para analizar las deficiencias del sistema y que el Gobierno de España "hubiera paralizado y modificado la norma".

Finalmente, la jefa del Ejecutivo andaluz ha dicho esperar que las conclusiones que salgan de esta comisión de investigación sean "buenas" para mejorar el sistema "aquí y fuera". Además, ha garantizado las tendrá todas "muy en cuenta".

Uno de los momentos más tensos de la sesión se produjo cuando preguntaba a la presidenta la parlamentaria del PP, Teresa Ruiz Sillero, quien se interesó por el hecho de que el marido de Díaz trabajase como auxiliar administrativo de la UGT en los cursos de formación subvencionados. Tras un agrio rifo rafe con mención a los tribunales de por medio, la presidenta andaluza sentenció:  "Me he casado con un tieso, sí". Y todo por que, dijo, las nóminas de su marido oscilaban entre los 700 y los 1.200 euros.