21 de Junio de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía

Berenjenas rellenas de gambones

Mar y huerta unidas en un delicioso plato muy fácil de elaborar

Seguimos disfrutando de la temporada de esta magnífica hortaliza que cuenta con toda una legión de fans. Su belleza brillante y púrpura, así como su extraordinario sabor vegetal ligeramente amargo causante de su efecto depurativo, la convierte en una hortaliza a tener en cuenta para preparar multitud de platos.

Ya sea en forma de jugosos canelones, frita con miel, en albóndigas, cocinada a la plancha, horneada con aceite y pimentón, en forma de tarta salada, en cremas, convertida en un delicioso caviar vegetal, o como protagonista de grandes guisos, su versatilidad siempre, es extraordinaria.

A la hora de comprarla, aunque su aspecto es fuerte y resistente, en realidad es un producto muy perecedero. Comprueba que no posee magulladuras y que su pedúnculo presenta un color verde intenso. Consérvala preferiblemente en el cajón de las verduras asegurándote que no queda apretada ni forzada, ya que esto dañaría su delicada piel y aceleraría su proceso de deterioro.

Dificultad: Baja

Tiempo de preparación: 60 minutos

Ingredientes para 4 personas

4 berenjenas

750 gramos de gambones

1 taza de zanahoria rallada

1 cebolla

1 pimiento rojo morrón

1 pimiento verde morrón

queso parmesano rallado

hojas de albahaca fresca

2 dientes de ajo

sal

pimienta

aceite de oliva

 

Para la bechamel

2 cucharadas de mantequilla
1 cucharada de aceite de oliva
2 cucharadas de harina de todo uso
400 ml de leche caliente
400 ml de caldo de cocer los gambones
pizca de nuez moscada
sal
pimienta

 

Elaboración:

Precalentar el horno a 180º

1.- Pela los gambones, separando la carne de las cabezas y cáscaras.

Cubre una cazuela con una fina capa de aceite de oliva, añade los dos dientes de ajo aplastados, las cáscaras y las cabezas de los gambones. Cuando comience a chisporrotear aplasta con una cuchara de madera para extraer todo el sabor. Cocina todo junto durante 6-7 minutos removiendo casi constantemente. Sazona al gusto, vierte un litro de agua y llévalo a ebullición. Mantén a fuego medio alto durante 10-12 minutos más.

 

2.- Pasa el resultado por un colador de malla fina aplastando muy bien los sólidos para conseguir un sabor más concentrado.

 

3.- Prepara la bechamel:
En una sartén derrite la mantequilla con el aceite a fuego medio. Agrega la harina y revuelve constantemente con una espátula durante 2 minutos o hasta observar que cambia lentamente de color hacia un dorado suave.

 

4.- Vierte poco a poco la leche caliente, el caldo de los gambones y continúa removiendo hasta que la salsa comience a hervir y espese.

Sazona con sal, pimienta y nuez moscada al gusto. Reserva.

 

5.- Lava muy bien las berenjenas, córtalas longitudinalmente y haz un corte de diamante poco profundo. Introdúcelas en el horno precalentado durante 15 minutos para que te sea más fácil vaciarlas.

 

6.- Con una cuchara retira toda la carne hasta dejarla hueca y córtala.

 

7.- En una sartén grande calienta cinco cucharadas de aceite de oliva y sofríe suavemente la zanahoria rallada, la cebolla y los pimientos cortados en pequeños dados. Cuando comiencen a estar tiernos añade la cola de los gambones en trozos pequeños y una taza de bechamel. Cocina todo junto durante 2-3 minutos más.

 

8.- Rellena las berenjenas, deja caer una lluvia de queso parmesano rallado por encima de ellas e introduce la fuente en el horno a 180º durante 15 minutos más.

 

Presenta con unas hojas de albahaca y un divertido cordón de salsa bechamel por encima.