| 24 de Mayo de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Sánchez y Calviño, durante la votación de la reforma laboral en el Congreso.
Sánchez y Calviño, durante la votación de la reforma laboral en el Congreso.

El dueño de la empresa del marido de Calviño es un fondo opaco luxemburgués

La matriz de Beedigital, la "cazaayudas" del Ministerio de Economía, oculta quiénes son sus accionistas y logra beneficiarse de una fiscalidad casi nula.

| Francisco Mercado Investigación

 

 

Beedigital, que dirige el marido de Nadia Calviño y que capta y cobra ayudas de la Unión Europea de un fondo de 3.000 millones que reparte la vicepresidenta económica, tiene como dueño último una firma opaca luxemburguesa, una sociedad comanditaria especial (SCSP). Actúa como un fondo de inversión colectiva, pero la legislación de Luxemburgo no le exige revelar la identidad de todos sus accionistas.

Amén del secreto identitario, ofrece numerosas ventajas fiscales. Por ejemplo, exención de impuestos sobre dividendos, IVA y sociedades. Para mayor opacidad, esta matriz de la empresa de Ignacio Manrique de Lara no debe presentar cuentas ni ser auditada. Esto impide conocer cuál es el resultado último de sus inversiones en España (beneficios o pérdidas), y los ingresos que pueda obtener por posibles créditos a su filial hispana.

 

Todo esto supone un grave conflicto cuando una SCSP controla una firma como Beedigital, dirigida por el marido de la vicepresidenta económica, y que capta ayudas europeas de un fondo (Kit Digital) de 3.000 millones de euros que reparte precisamente el área de Calviño.

No en vano, a través de este entramado una parte de las ayudas públicas que gestiona la ministra de Asuntos Económicos para mejorar el tejido empresarial español acabaría en manos de oscuros accionistas radicados en Luxemburgo.

La opacidad de este fondo impide conocer si existen o no vínculos entre su accionariado y el matrimonio Calviño, a menos que Hacienda o una comisión parlamentaria o judicial lo indague. Una mínima transparencia obligaría a despejar dudas.

No sólo afectan a la esfera personal de la vicepresidenta, sino a su gestión: el destino último del dinero público del Kit Digital que su ministerio reparte y que por esta vía destapada por Esdiario llegaría a Luxemburgo. Su ocultismo es tal que el registro luxemburgués ha tenido que reconvenirle y recordar que debe usar el código postal de una calle, no de un apartado postal.

 

El objeto de la matriz de Beedigital: " Identificar, buscar y negociar oportunidades de inversión (…), préstamos a empresas y en instrumentos de inversión en los mercados primario y secundario, principalmente en Europa”.

 

Opacidad aparte, tampoco es muy estético que el dueño de una firma digitalizadora y cazaayudas como Beedigital disfrute una permisividad fiscal mayor que la española y que sus beneficios eludan las arcas nacionales. Es una vía cómoda para que los amos societarios de la firma del marido de Calviño sorteen la dureza impositiva española.

La tributación de la SCSP se realiza en Luxemburgo bajo la paradójicamente denominada “transparencia fiscal” y, por tanto, el peaje es casi cero en la generalidad de los casos. Ni impuesto sobre sociedades ni impuesto comercial (salvo cierta imputación al socio gerente cuando, a su vez, sea una sociedad con participación superior al 5%).

 

 

Véase la dulzura del fisco luxemburgués con la matriz de Beedigital detallada por diversos despachos inversores:

-Está exenta de tasas municipales, salvo que ejerza acciones comerciales.

-Todos los servicios de gestión prestados están exentos del IVA.

-Todas las aportaciones de dividendos realizadas a los socios residentes y no residentes no están sujetas a retención.

-Está exenta de los impuestos locales sobre sociedades (renta y patrimonio de la entidad).

-Los inversores no residentes no están sujetos a impuestos sobre rentas o patrimonio neto.

La matriz de la empresa de Ignacio Manrique de Lara no debe presentar cuentas ni ser auditada. Esto impide conocer cuál es el resultado último de sus inversiones en España (beneficios o pérdidas), y los ingresos que pueda obtener por posibles créditos a su filial hispana.

Los socios pueden aportar dinero en efectivo o servicios. Y sus aportaciones no están sujetas a la valoración de un auditor. La matriz de Beedigital es un fondo de capital privado. Tiene aproximadamente 57 millones de dólares en activos, según publican portales especializados. La inversión mínima es de 5.688.950 dólares. Y tiene 71 propietarios. Su listado no es visible.

Pero hay una manera más gráfica de ver el resultado de la fiscalidad de Luxemburgo que disfruta la matriz de Beedigital. Sociedades luxemburguesas vinculadas con este fondo opaco pagan unos 5.000 euros de tasas anuales, con unos activos que tanto da si superan los 24 millones de euros o los 200 millones.

 

Ignacio Manrique de Lara, marido de Nadia Calviño.

 

Luxemburgo está en el top 10 de la lista de los mayores paraísos fiscales del mundo, un ranking que elabora cada año la alianza Tax Justice Network. La investigación periodística OpenLux reveló que “Luxemburgo es un imán para las fortunas de todo el mundo”.

En el Ducado tienen su residencia fiscal 279 de las 2.000 personas más ricas del planeta y 55.000 sociedades pantalla, sin oficinas ni empleados, gestionan activos por más de seis billones de euros, cinco veces el PIB español.

 

El sindicato de técnicos de Hacienda (Gestha) cree que España debería incluir en la lista de paraísos fiscales a Luxemburgo por su baja o nula fiscalidad. El traslado de beneficios que realizan multinacionales a territorios con baja tributación provoca un "agujero" en las arcas públicas del 14% de los ingresos anuales que se obtienen en España por el impuesto sobre Sociedades. Casualmente, la matriz de la empresa del marido de Calviño se asienta en esta jungla o paraíso fiscal.

Pablo Casado acusó a Calviño de ser una “defraudora fiscal” a partir de los siguientes hechos. ABC publicó que la vicepresidenta utilizó una sociedad para adquirir su vivienda en el barrio madrileño de Mirasierra. Un chalé de más de 300 metros cuadrados a nombre de Aldael Consultores, la sociedad que la número dos del Gobierno y su esposo crearon en 2000 y que contabiliza activos por 1,6 millones de euros. La vicepresidenta alegó que llevaba años alejada de dicha sociedad.

Esta práctica, legal si las deducciones respetan el criterio de Hacienda, fue rechazada por Pedro Sánchez en una entrevista concedida en 2015 cuando aspiraba a la presidencia. “Si yo tengo en la Ejecutiva Federal de mi partido a un responsable político que crea una sociedad interpuesta para pagar la mitad de los impuestos que le toca pagar, esa persona al día siguiente estaría fuera de mi Ejecutiva. Es el compromiso que yo asumo con mis votantes y también con los españoles».

Lo dijo en Telecinco el hoy presidente del Gobierno en referencia a Juan Carlos Monedero, fundador de Podemos, que había cobrado de Venezuela 425.000 euros a través de una sociedad y no lo tributó como IRPF, en contra de lo que debía.