| 30 de Mayo de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
Un momento de la tensa entrevista en TVE.
Un momento de la tensa entrevista en TVE.
Exclusiva

Silvia Intxaurrondo causa un conflicto con Israel por su acoso a la Embajadora

De nuevo la presentadora ‘bien pagada’ de Televisión Española demuestra que está al servicio del régimen sanchista con una inaceptable entrevista-acoso a Radica Radian-Gordon.

| David Lozano Medios

Silvia Intxaurrondo ya no disimula. Su seguidismo al régimen de Pedro Sánchez se ha hecho tan evidente que TVE se desangra en prestigio cada vez que se lanza la cabecera de La Hora de La 1, uno de los programas que presenta en Televisión Española y por la que percibe una desorbitada nómina.

Y como agradecimiento ella es una guerrera del sanchismo defendiendo los argumentarios diarios de La Moncloa, aunque en ello se lleve por delante su ética profesional o la imparcialidad que se le supone y más aún a alguien de la televisión pública.

Pero no. La última ‘víctima’ del sectarismo de Intxaurrondo ha sido nada más y nada menos que la Embajadora en España de Israel, Radica Radian-Gordon, que se ha sometido a un acoso en el programa matinal de La 1, tanto es así que –tal y como ha podido saber ESdiario- los servicios de prensa de la sede diplomática israelí en Madrid han enviado un detallado y duro informe sobre lo acontecido en el plató al ministerio de Exteriores de Israel que dirige Yisrael Katz.

En el dossier, tal y como ha podido saber en exclusiva este diario de fuentes próximas a la cancillería hebrea, se destaca que la televisión pública en España se considera “asesino” al Estado de Israel y se califica además a su Ejército y al estado soberano de Israel como de “genocida”.

Y es que Radian-Gordon sufrió en primera persona la ira de la presentadora de TVE en forma de preguntas absolutamente insidiosas.

“¿Se puede justificar el asesinato de 14.000 niños inocentes en seis meses?”, preguntaba Silvia Intxaurrondo que se encontraba con una firme respuesta:

Rechazo con toda la fuerza la palabra asesinato. No es asesinato. Israel es uno de los pocos países que ha hecho esfuerzos para que no sean muchos los daños a una sociedad inocente, una sociedad civil que no está involucrada, pero desafortunadamente el tipo de guerra que hay en Gaza y Hamas hacen todo para que esta población civil esté allí y que haya cuantas más bajas civiles. Los números no son exactos, es un número que se da por parte de Hamas. Nadie lo ha verificado. No podemos vivir con una entidad terrorista que ha causado un daño y un dolor sin precedentes en la población israelí”.

Intxaurrondo, que ha fracasado en el prime time de la primera cadena de TVE,  insistía con el asesinato y añadiendo a la pregunta la idea de la ocupación israelí sobre territorio palestino… “el Ejército de ocupación israelí ha asesinado 196 cooperantes humanitarios, el asesinato de 105 periodistas, los periodistas internacionales no podemos entrar en la franja, parece que no nos quieren como testigos….”.

La embajadora insistía: “Rechazo la palabra asesinato. El Ejército israelí no asesina, lo siento mucho”.

La presentadora de La 1 de TVE repetía lo de asesinatos y añadía una nueva acusación más, de la genocidio. “Solo por matizar asesinatos indiscriminados y masivos contra una población desarmada sí se han constatado. Además, están bajo investigación y todo apunta a que sí va a ser confirmado que estamos hablando de un genocidio o una limpieza étnica que está ahora en los tribunales”.

Y Radica Radian-Gordon visiblemente molesta ponía a Silvia Intxaurrondo en su sitio:

“No estamos hablando de un genocidio. Utilizar esa palabra es algo muy peligroso porque forma una opinión pública totalmente errónea. Todo el mundo verá que lo que pasa en Gaza está muy lejos de ser un genocidio o una limpieza étnica o cualquier palabra horrible que está utilizando”.

Un rifirrafe que ha provocado el informe protesta de la representación consular israelí en España, tal y como confirman a Esdiario las fuentes citadas con anterioridad.