| 04 de Diciembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Alfonso Arús
Alfonso Arús

Aruser@s es un aquí y ahora sin análisis, un frenesí de vídeos (de primera)

El programa ha conectado con los adolescentes y los jóvenes, los mismos que si no fuera por el coronavirus a esas horas estarían en el instituto, en la universidad o en el trabajo.

| Milagros Martín-Lunas Medios

 

 

Se ha convertido en uno de los pesos pesados de La Sexta. Aruser@s, el programa que aterrizó el 3 de septiembre de 2018 como alternativa a los matinales de toda la vida ha cumplido su objetivo con creces. "Entretener de una manera contemporánea y mantener al espectador conectado a la actualidad", según definía Mario López, director de Antena de Atresmedia, en la presentación de su tercera temporada en la cadena verde. Andan hoy los Aruser@s recogiendo éxitos de audiencia.

Confieso que ni en mis mejores sueños se me habría pasado por la cabeza sentarme frente al televisor por la mañana y apretar el botón de La Sexta. Cosas del salto generacional, supongo. Profesionalidad obliga, de manera que llevo una semana atenta al programa que según todos los popes televisivos se ha convertido en la revelación de la temporada.

Desde luego si nos fijamos en los datos de audiencia, Alfonso Arús, su familia (su mujer y tres de sus cuatro hijos trabajan en el programa) y su equipo llevan una trayectoria vertiginosa. Arrancaron la temporada con una media de 10,2% de cuota de pantalla y con 275.000 espectadores. A partir de ahí, con sus idas y venidas, han llegado incluso a rozar el 18,3% de cuota de pantalla y a congregar ante el televisor a 533.000 espectadores (dato del jueves 3 de diciembre). Ahí es nada.

Así las cosas, Aruser@s, el telonero de Al rojo vivo, se ha posicionado como segunda oferta de la franja matinal. Hay quien ya está anunciando a bombo y platillo un posible cambio de paradigma en los programas matinales. Personalmente me parece una afirmación muy arriesgada. El tiempo dirá.

Sostienen los que saben que Alfonso Arús basa su éxito en entrelazar la información con el entretenimiento, que ofrece un contenido variado, mucha imagen y comentarios sin guion establecido. Yo, que como he confesado, sólo he visto una semana de programa, defiendo otra teoría. Aruser@s es un programa de radiofórmula llevado a un plató y con el respaldo de una cadena potente. Más que nada porque ya hay programas de radiofórmula que permiten ver lo que se va gestando en la pecera. No percibo mucha diferencia entre la estructura del programa despertador de La Sexta y espacios como Levántate y Cárdenas, Yu, Las mañanas Kiss, Anda ya o cualquier otro matinal de la radio fórmula. Eso sí, cambiando la música por el bombardeo de vídeos. Una estética estridente, que bebe de Youtube y de las redes sociales.

Como la radioformula, Aruser@s ha conectado con los adolescentes y los jóvenes, los mismos que si no fuera por el coronavirus a esas horas estarían en el instituto, en la universidad o en el trabajo. Dadas las circunstancias, la franja más joven del share anda recluida en casa, con clases semipresenciales o teletrabajando. Aquí radica el quiz de la cuestión. Lo veo claro. Más que nada porque no me los imagino atendiendo a Ana Rosa o a Susanna Griso. Según un estudio del departamento de Ciencias de la Comunicación de la Universitat Jaume I de Castellón, el 77,4% de los jóvenes entre 16 y 30 años usa las redes sociales para informarse. Algo a lo que Alfonso Arús ha sabido aferrarse. La clave me la dio mi sobrina Carlota (14 años) cuando le comenté que estaba viendo el programa para escribir una columna.

"Buah, menudo descubrimiento. ¡Qué antigua eres! Yo hace tiempo que desayuno viendo Aruser@s", me contestó.

"Me gusta mucho porque tiene de todo. Pone el tiempo, noticias, vídeos de risa, hacen debates, anuncian cosas. Tienen tantas secciones que todo va rápido y sólo hablan de lo importante", añadió.

Pretende Aruser@s estar pegado a la última hora, apuesta por la crónica social, pone el ojo en las redes sociales y busca la sonrisa fácil con una sección de zascas, vídeos (de primera), memes o la opinión del Sevilla. No se olvida de la franja de los sucesos donde también sirve los hechos en bandeja de papel, para consumo rápido de usar y tirar. Aruser@s es un aquí y ahora sin análisis, un frenesí cuya música de fondo no hace más que enervar y descompensar mis nervios, un claro ejemplo del camino que está tomando el consumo. Mucho lirili y poco lerele. Televisión para entretener. Todo me resulta vacuo. Lo sé, ya lo he escrito un poco más arriba, los sociólogos a este tipo de reacciones las llaman salto generacional.

De la escaleta de Aruser@s rezuma un trabajazo de costura impresionante, una ardua labor de redacción, documentación, producción y posproducción

Ahora bien, de la escaleta de Aruser@s rezuma un trabajazo de costura impresionante, una ardua labor de redacción, documentación, producción y posproducción que forma realmente el esqueleto del programa. Esto resulta incontestable. Como espectadora yo no conecto ni con el presentador, ni con ese derroche de colaboradores, con ninguno. Hablan de todo y no aportan nada.

Sinceramente, si no es por la franja más joven, no encuentro otra explicación al éxito de esta temporada. Me encantaría tener acceso a los datos de Geca y poder analizar la audiencia del programa por edades. Como no es posible, se me queda todo en una mera hipótesis.