17 de Mayo de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Pablo Iglesias sabe dónde va... pero ¿y Sánchez? ¿lo sabe?

El "plan B" de Iglesias mete el miedo en el cuerpo a los empresarios españoles

No tendrá otra oportunidad como esta el vicepresidente del Gobierno, que ha demostrado que al final alguien en el Ejecutivo de Pedro Sánchez sí que sabe dónde va. Es urgente y prioritario.

| I. D. Medios

La Historia enseña que a tiempos revueltos, tiempos de revoluciones y, según recalca Ana I. Sánchez en ABC este martes, Pablo Iglesias no solo lo sabe sino que está moviendo sus fichas para utilizar políticamente un malestar social creciente.

A juicio de la periodista, el vicepresidente segundo nunca ha escondido que su máxima aspiración es convertir a España en un régimen comunista, una segunda Venezuela, pero hasta la llegada del coronavirus sus postulados no pasaban de ser cantos de sirena en medio de un país con una democracia asentada.

No tendrá otra oportunidad como la que le brinda la pandemiam, caldo de cultivo perfecto para que las tesis estatalizadoras galopen a lomos del descontento social: "en el constante crecimiento de defunciones y contagios tiene la coartada perfecta".

Así, señala Ana I. Sánchez, "a esa búsqueda de la venezuelización respondió el mensaje que Iglesias envió a través de las redes sociales" invocando el artículo 128 de la Constitución para defender que "toda la riqueza del país en sus distintas formas y sea cual fuera su titularidad está subordinada al interés general".

Se le olvidó a Iglesias que cinco artículos más abajo se recoge también que "nadie podrá ser privado de sus bienes y derechos sino por causa justificada de utilidad pública o interés social, mediante la correspondiente indemnización y de conformidad con lo dispuesto con las leyes". 

Para la periodista el resultado es que cuando más serenidad necesitaban los empresarios obtuvieron el amenazador mensaje de que el vicepresidente segundo propone resolver la emergencia a golpe de expropiación.

Y todo ello lanza el "inquietante mensaje" de Iglesias de que alguien en ese Ejecutivo sí sabe hacia dónde quiere ir pero ¿lo sabe Pedro Sánchez?, se pregunta en voz alta.

Y es que con el presidente del Gobierno sobrepasado, el vicepresidente segundo "ha demostrado su capacidad para imponer sus tesis comunistas y aprobar medidas intervencionistas"; sin embargo, su labor es acompañar al mercado, regularlo, vigilar que funcione correctamente e impedir los abusos pero en ningún caso intervenirlo.

Termina Sánchez con una batería de preguntas que retratan a Pablo Iglesias: "¿A qué pretende abrir la puerta el mensaje de Iglesias? ¿A expropiaciones a lo Hugo Chávez y Evo Morales? ¿A la confiscación temporal de negocios y bienes? ¿A la fijación de los precios?". 

Y se responde ella sola que "la incertidumbre y el miedo sobre todo de los empresarios pero también de los trabajadores con ahorros están, lógicamente, servidos. Si Sánchez no sabe hacia dónde va, tiene que dejar claro, como mínimo, hacia dónde no quiere ir. Es urgente que desautorice públicamente a Iglesias y que descabalgue las tesis comunistas de su Gobierno".