| 14 de Junio de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
Presentación nuevo traje espacial de la NASA
Presentación nuevo traje espacial de la NASA

La Nasa le cambia el look al traje espacial después de 40 años

La NASA y Axiom Space han presentado el primer gran rediseño de un traje espacial en cuatro décadas. Los astronautas se ponen de moda.

| Éleder Toledo Moda

El espacio se renueva, más o menos. El miércoles, justo una semana después del final de las colecciones de moda de París y con el tipo de crescendo sónico propio de los desfiles más extravagantes, la NASA presentó el nuevo traje espacial lunar Artemis III en el Centro Espacial de Houston. Es decir, la primera reconsideración real del traje espacial en 40 años.

A diferencia de los rediseños de trajes espaciales de empresas privadas como SpaceX de Elon Musk, Virgin Galactic de Richard Branson y Blue Origin de Jeff Bezos, el traje espacial Artemis III no está pensado para ser usado únicamente dentro de una nave espacial, sino también en la superficie de la Luna, concretamente en el polo sur lunar, nunca antes visitado.

Creado en colaboración con Axiom Space, tiene una cubierta exterior de color negro que le da un toque vanguardista, con toques de azul marino y naranja en las rodillas, los hombros y los tobillos y una superposición en V profunda en el pecho, para la victoria, o vroom. (También hay una pequeña bandera estadounidense en un hombro.) El efecto es menos Michelin Man, el estilo de los antiguos trajes Apolo, y más "Star Trek".

Aun así, la silueta básica, con articulaciones en los codos, una gran mochila en la parte trasera para los sistemas de soporte vital, un torso jorobado que se conecta al casco y unos brazos que se curvan alejándose del cuerpo como si sostuvieran una pelota de playa gigante, seguirá siendo la misma. Como también lo será el hecho de que el traje es esencialmente de género no binario y creado con una variedad de piezas ajustables para adaptarse a todos los tamaños de cuerpos y permitir una mayor flexibilidad.

Sin embargo, a pesar de todo ello (y eso sí que es importante), el efecto total sigue estando muy dentro de la tradición reconocible de los trajes espaciales, al menos para el ojo inexperto.

Entonces, ¿por qué tanto alboroto? 

No es sólo por su coste, el pedido tiene un "valor base de 228,5 millones de dólares", según la información facilitada por la NASA, o por sus especificaciones técnicas, que son extremas: Nicholas de Monchaux, jefe de arquitectura del M.I.T. y autor de "Spacesuit: Fashioning Apollo", lo describió como "realmente menos una prenda de vestir que un edificio muy pequeño o una nave espacial muy pequeña".

Y es que, como dijo el Sr. de Monchaux, el traje espacial es "el vestuario del drama que proyectamos en el espacio". La forma en que "nos ponemos en los cielos".

No es casualidad que, junto con los ingenieros, costureras y especialistas en tecnología de Axiom, Esther Marquis, la diseñadora de vestuario de la serie de Apple TV+ "For All Mankind", que imagina un relato alternativo de las primeras colonias lunares de Estados Unidos, también participara en la creación del nuevo traje.

Al trabajar con la Sra. Marquis, Axiom sigue los pasos del Sr. Musk, que recurrió a José Fernández, un diseñador de vestuario que trabajó en "Batman v Superman" y "Los cuatro fantásticos", para los trajes de SpaceX.

El traje espacial ocupa un lugar singular en nuestros paisajes mentales y así ha sido desde que John Milton utilizó el término "espacio" para referirse al "espacio exterior", es decir, el lugar donde residen los ángeles, en "El paraíso perdido".

El traje "trata de la búsqueda heroica de nuevas tierras y nuevas fronteras", afirma Debra Benita Shaw, profesora asociada de Teoría de la Cultura en la Universidad de East London y autora del artículo "Bodies Out of This World: El traje espacial como icono cultural".

"Ahora, debido al calentamiento global y a otras amenazas para la vida humana, también ha adquirido un nuevo significado como símbolo de huida", afirma la Dra. Shaw. "También representa la fragilidad de esa vida".

Para la mayoría de los espectadores, el traje es el punto de conexión humano con lo desconocido, el único objeto familiar en un mundo extraño de tecnología y ciencia. Puede que no entendamos el idioma de los astronautas ni cómo viven en un entorno de gravedad cero, pero todos llevan ropa.

Según el Dr. Shaw, a veces la tecnología alimenta nuestra imaginación, pero a menudo es nuestra imaginación la que da forma a nuestra tecnología.

De hecho, según el Sr. de Monchaux, los primeros trajes espaciales, los que aparecieron en la portada de la revista Life el 6 de enero de 1958, plateados, relucientes, evocadores de "fronteras más allá de la Tierra", como rezaban las líneas de la portada, eran plateados no por ninguna razón técnica específica, sino porque la empresa que los fabricó comprendió que si eran del color de la luz de las estrellas en lugar del apagado caqui de los trajes de vuelo anteriores, atraerían al público espectador. Se ajustaría a las ideas preconcebidas de cómo debería ser un traje espacial.

Más tarde, cuando los astronautas empezaron a realizar paseos espaciales, los trajes espaciales se volvieron a fabricar en blanco, porque resultó que el plateado reflejaba el sol y corría el riesgo de deslumbrar a los astronautas. Ahora vienen, al menos de momento, en negro. Un pequeño paso para el hombre, un gran paso para el estilo espacial.