09 de Mayo de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Ayuso en un acto de la campaña.

Comunismo o Libertad

Lo que no queremos es pagar hasta la mitad de nuestros sueldos en impuestos y más aún cuando vemos cómo ese dinero se dilapida después.

| Liusivaya Opinión

 

Saludos desde Moscú un lunes a las 6:30 de la madrugada (5:30 en Madrid). Cosas de tener que trabajar, pero que no se me asuste nadie que ¡el hecho de que lo haga yo no obliga a hacerlo a nadie del Gobierno! El caso es que es ciertamente curioso que me haya tocado seguir y apoyar una de mis campañas electorales más esperadas desde la capital hoy de Rusia y hace relativamente poco de la antigua Unión Soviética. Espero poder regresar lo antes posible para seguirla en directo pero mientras tanto analicemos los datos.

Según un informe del Instituto de Estudios Económicos, Madrid es la comunidad autónoma que más ingresa por habitante a las arcas públicas (concretamente un 63% más que ninguna otra) aun a pesar del ya por todos conocido y por la izquierda tan criticado hecho de que sea también la comunidad que menos presión fiscal ejerce sobre sus contribuyentes. Y por si fuera poco también es la comunidad autónoma donde menos economía sumergida hay de todo el país.

La libertad ahorra dinero, lean los datos de Madrid

¿Cómo puede ser posible? ¿Tanto dinero ahorra la libertad? Pues eso parece.

No sé si os suena de algo eso de la curva de Laffer, que es una de las recetas estrella de todos los liberales y que básicamente viene a explicar que hay unos valores impositivos dentro de toda política fiscal que hacen que los ingresos del Estado aumenten, esto es, que la gente pague más impuestos. Pero contrariamente al cuento de los hermanos Garzón (que no Grimm) dichos valores no tienen por qué ser necesariamente altos, sino que tienen que tender más bien a la baja. O lo que es lo mismo: unos tipos impositivos de nivel bajo-moderado suponen para el Estado una mayor recaudación que los tipos altos y además estimulan el crecimiento de la economía.

Porque cuando los impuestos son de unos niveles aceptables unos ciudadanos por fin pueden permitírselos, (sí, Pablo, los hay que necesitan cobrar o pagar en B porque si lo hicieran todo en A no llegarían a fin de mes, existen aunque no vivan en Galapagar) y otros no se sienten tan sumamente timados y atracados que por fin deciden pagarlos íntegramente. Además cuando en los bolsillos de los ciudadanos hay más dinero, tienden a consumir más y con ello hacen que crezca la economía.

Los ciudadanos no queremos evadir impuestos, al contrario de lo que opina gran parte de la izquierda

Y es que, contrariamente a lo que opina la gran parte de la izquierda española, los ciudadanos no queremos evadir impuestos ni necesitamos que alguien esté con un látigo a cada paso que damos para evitar a toda costa que nos convirtamos en delincuentes. Ellos no se lo creen, pero la gran mayoría somos unas buenas personas. Y queremos pagar entre todos una buena Sanidad y una buena Educación de modo que cualquiera independientemente de sus ingresos pueda acceder a ellas. Lo que no queremos es pagar hasta la mitad de nuestros sueldos en impuestos y más aún cuando vemos cómo ese dinero se dilapida después en ministerios que solo sirven para el PSOE se "compre" un Gobierno.

Para terminar un último dato: según la última edición del Índice de Libertad Económica elaborado por el Instituto Fraser de Canadá, la renta de los pobres es ocho veces mayor en los sistemas capitalistas que en los socialistas.

Y tú, ¿qué eliges: comunismo o libertad?