03 de Agosto de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
"Es una falta de ética que se pongan al mismo nivel las opiniones de una víctima de ETA y las de un condenado por enaltecer el terrorismo de ETA", afirma Ordóñez
"Es una falta de ética que se pongan al mismo nivel las opiniones de una víctima de ETA y las de un condenado por enaltecer el terrorismo de ETA", afirma Ordóñez

Carta de Consuelo Ordóñez al director de À Punt: "su disculpa es insuficiente"

Reproducimos el escrito de la presidenta del Colectivo de Víctimas del Terrorismo, que también ha remitido al presidente de la Generalitat. "Merezco una disculpa pública", recalca

| Redacción Valencia Edición Valencia

A la atención del Sr. D. Alfred Costa


Director General de À Punt Media


Estimado Sr. Costa:


Espero que se encuentre bien. Le escribo con motivo de la conversación telefónica que mantuvimos el sábado y de las disculpas por escrito que he recibido tras el lamentable episodio en el que me vi
involucrada el viernes por la noche en el programa A La Ventura, de À Punt Televisión.

Tras haber leído su carta y haber reflexionado sobre lo que en ella usted me transmite, quisiera decirle que considero insuficiente su disculpa y que sigo con un profundo malestar por lo sucedido en ese programa.
La razón de mi malestar reside en que la periodista que contactó conmigo para pedirme la entrevista, Carmesina Franch, en ningún momento me advirtió que Valtònyc –un prófugo de la justicia condenado por enaltecer el terrorismo de ETA– iba a participar en el programa. De haberlo sabido, jamás hubiera aceptado salir en él, aunque hubiera sido en un tramo distinto del programa y no inmediatamente después de la intervención de Valtònyc.

 

No hubiera aceptado participar porque considero una falta de ética que se pongan al mismo nivel las opiniones de una víctima de ETA y las de un condenado por enaltecer el terrorismo de ETA. ¿Acaso le pedirían ustedes a la madre de una niña violada que participara en un programa en el que también se va a recabar la opinión de un rapero en cuyas canciones anima a violar a mujeres o a cometer otros delitos de violencia machista? ¿Considerarían que ambas opiniones tienen la misma relevancia?

Me atrevo a afirmar que no. La falta de sensibilidad y de ética que han demostrado conmigo y, por extensión, con todas las víctimas de ETA, me ha ocasionado un gran disgusto, como pudieron comprobar en el mismo directo. 
En su carta afirma que en las redes sociales y carteles promocionales del programa se publicitó la
participación de Valtònyc, lo cual indica que no fue algo improvisado como yo había creído, ingenuamente, incluso una vez acabada mi intervención. No sigo la publicidad de la televisión que usted dirige ni la del programa A La Ventura.

De ahí mi sorpresa e indignación cuando oí a la presentadora decir que iban a conectar con Valtònyc cuando yo estaba en espera de mi turno de intervención. Considero que los productores del programa son quienes deberían informar a sus invitados de cuál va a ser la estructura del programa y con qué otros invitados van a contar, más aún cuando se trata de temas tan sensibles que involucran a las víctimas del terrorismo. Solo así uno puede decidir libremente si participar o no.
Precisamente porque yo no contaba con toda la información no pude elegir con libertad mi participación en el programa del viernes, por lo que me atrevo a calificar de encerrona lo que viví en él. Cuando en su carta me dice que yo decidí contestar a Valtònyc, ¿acaso pensaban que no iba a reaccionar a su provocación?
Cuando hablé telefónicamente con usted el sábado por la tarde, señor Costa, estaba convencida de que me estaba pidiendo disculpas por no haberme advertido desde el primer momento que en el mismo programa iba a intervenir Valtonyc, pero al leer su carta parece que únicamente se disculpa por el hecho de que mi intervención y la de Valtònyc fuesen seguidas. Pero no es esa la razón de mi malestar –o por lo menos no la única–, sino todo lo expresado anteriormente en esta carta.
Jamás participo en programas de televisión o de radio en los que sé que se van a recabar opiniones de justificación a ETA, precisamente porque las opiniones de quienes justifican y alientan la violencia no pueden equipararse a aquellas de quienes la sufrimos.

Nunca me he visto en una situación similar a la que pasé el viernes pasado, nunca en estos veintiséis años desde que ETA asesinó a mi hermano y decidí denunciar públicamente el terrorismo etarra y todos los terrorismos. Ni siquiera en la televisión pública vasca, EiTB, que suele entrevistar habitualmente a portavoces de la izquierda abertzale, me han propuesto jamás participar en un mismo programa en el que fuese a aparecer uno de estos portavoces.
En definitiva, si hubiera sabido que iba a participar Valtònyc en el mismo programa que yo, no hubiese aceptado participar. Por esta razón considero que merezco una disculpa pública por parte de À Punt Media y del programa A La Ventura.

La única referencia pública que ha hecho el programa a mi intervención en redes sociales ha sido un tuit con el titular de “Momentos tensos entre Valtònyc y Consuelo Ordóñez”; sin embargo, la intervención de Valtònyc enseguida la compartieron entera. Es vergonzoso que, todavía hoy, aun habiendo visto la indignación que ha causado este episodio a miles de personas, ni el programa ni la cadena se hayan pronunciado públicamente al respecto.

Atentamente:

Consuelo Ordóñez

Presidenta del Colectivo de Víctimas del Terrorismo