13 de noviembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Marta Rovira saca su cara más agresiva en TV3 para arremeter contra Arrimadas

Después del sonado repaso que la candidata naranja asestó a la republicana en el "Salvados" de Évole todas las miradas estaban puestas en ellas en el debate de la autonómica catalana...

Los partidos constitucionalistas y los soberanistas mostraron este lunes sus discrepancias sobre si debe restituir o no al presidente cesado de la Generalitat y candidato, Carles Puigdemont, tras las elecciones del 21 de diciembre, y sólo Jordi Turull (JuntsxCat) defendió inequívocamente volver a investirle.

Así lo manifestaron durante el debate de candidatos en TV3 y Catalunya Ràdio, en el que el representante de JuntsxCat defendió que Puigdemont fuera investido independientemente del resultado, por "dignidad democrática".

Turull aseguró que estas elecciones se circunscriben a la restitución del Govern que considera legítimo y que fue cesado por decreto, y llamó a la ciudadanía a escoger si el 21-D quieren a Puigdemont como 130 presidente de la Generalitat "o si quieren al presidente 155", en referencia al artículo de la Constitución aplicado.

La candidata de Ciudadanos, Inés Arrimadas, le replicó que su plan para Cataluña tras los comicios pase por reeditar el anterior Govern con cuya hoja de ruta "han acabado con el autogovern" de Cataluña, y aseguró que el cabeza de lista de ERC, Oriol Junqueras, no respalda esa postura.

 Mostrando su cara más agresiva hasta el momento, la republicana Marta Rovira se enfrentó agriamente con la candidata naranja y replicó a Arrimadas que no se arrogue la potestad de hablar en nombre de Junqueras, que recordó que no se puede expresar porque está en la prisión madrileña de Estremera, pero no respondió a si son favorables o no respaldar la investidura de Puigdemont .

Cabe recordar que el enfrentamiento entre Arrimadas y Rovira era uno de los más esperados de este debate porque era el reencuentro televisivo entre ambas después del cara a cara en el Salvados de Jordi Évole en La Sexta del que la republicana salió escaldada. De ahí, tal vez que Rovira mostrara su versión más combativa en la réplica a las intervenciones precisamente, de Inés Arrimadas. 

De hecho, Rovira llegó a reconocer que si gana Ciudadanos las elecciones se acabará el procés y que su objetivo es que Arrimadas no sea presidenta, reconociendo en público su condición de gran rival a batir y tal vez confirmando el voto útil de los constitucionalistas.

 Mientras tanto el morado Xavier Domènech (CatECP) compartió con Turull el rechazo a la aplicación del 155, pero le advirtió de que no pueden decir que estas elecciones no sirven para nada y que seguirán ellos en el poder: "¿No decían que no les daba miedo la democracia? Esto es para desbloquear la situación".

El candidato socialista, Miquel Iceta, reprochó a Turull que consideran que las elecciones son "sólo un ritual para restituir a un presidente" y exigió que se permita a los ciudadanos que el Parlament y el Govern tendrá una relación directa con los que expresen.

Para el cabeza de lista del PP, Xavier García Albiol, el Govern sabía que con su proyecto la empresas huirían de Cataluña, y planteó si el proceso ha traído "algún beneficio" a Cataluña, por lo que apostó por no reeditarlo.

El cupero Carles Riera afirmó que el 155 supone un golpe de Estado a la hoja de ruta del Govern que considera avalada por los catalanes, y defendió "restituir la república de Cataluña y decidir cuál es el mejor Govern para hacer que la república esté al servicio de la gente".

Ni Rovira y Turull hablaron de tomar la vía unilateral para desarrollar su proyecto a partir del 22 de diciembre y, de hecho, cuando el segundo fue interpelado al respecto se mostró tajante: "La vía unilateral es la de los que han hecho los otros, los que han aplicado el 155".

Domènech reprochó a Turull que las elecciones van de democracia y que el problema de los alumnos estudiando en barracones también es un problema de democracia, a lo que Turull le ha replicado que "pensaba que hablar de pantanos" era cosa de otra época.

Arrimadas también criticó la gestión del Govern, al que culpa de la fuga de empresas de Cataluña que considera que han abandonado Cataluña por miedo al "proceso" independentista.

Por su parte, Iceta consideró que el Govern cesado ha generado inestabilidad jurídica y política, y a causado miedo en las empresas y las familias, y la representante de ERC replicó a ambos que lo que da miedo es "la violencia".

Riera criticó a los partidos que han dado apoyo al 155 por considerar que usan el argumento del "maltratador y el colonizador", es decir, que actúan con violencia y hacen responsable de ella a su victima.

Comenta esta noticia
Update CMP