15 de junio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Francia aprovecha el lapsus de Margallo para ridiculizar a España

Más centrado en Cataluña, Margallo habría descuidado otras labores "exteriores".

Más centrado en Cataluña, Margallo habría descuidado otras labores "exteriores".

El ministro de Exteriores anda disperso entre los asuntos internos del PP y Cataluña, hasta el punto de haber descuidado su negociado. ¿Quién paga los platos rotos? La Marca España.

Está en todos los ajos de los mentideros políticos y hasta se le situó en una operación contra Mariano Rajoy para facilitar las negociaciones con el PP de cara a un posible gobierno de coalición. El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, lleva ya algún tiempo despertando suspicacias por meterse en "jardines ajenos" y ocuparse de "asuntos" que nada tienen que ver con "exteriores". Todavía resuenan los ecos de la indignación que provocó su decisión unilateral y personalmente intransferible de debatir en un cara a cara televisado con el líder de ERC, Oriol Junqueras. En el mejor de los casos le echaron en cara que estaba elevando a titular de Exteriores al líder de Esquerra, en el peor su afán de protagonismo por encima del bien general... y del Gobierno.

Centrado en las cuestiones internas de partido y en el asunto catalán, el caso es que Margallo podría estar descuidando su propio negociado a pesar de que este asunto no copa titulares. Sin ir más lejos estos días centra la actualidad internacional la primera gira europea de un dirigente cubano a Europa desde hace años en el nuevo contexto propiciado por la normalización de relaciones con Estados Unidos... y no, no ha sido a España. A pesar de que históricamente los lazos económicos con la isla eran patrimonio primordial de nuestro país, en los últimos tiempos Francia nos está adelantando por la izquierda y se ha puesto al frente del acercamiento europeo a la nueva Cuba.

Más allá de las anécdotas que dejó la cena de Estado que el presidente francés, François Hollande, ofreció al presidente cubano, Raúl Castro, y en la que coincidió por ejemplo con el famoso DJ David Guetta y su novia cubana Jessica Ledon, lo cierto es que Francia está comiendo terreno a España en lo que a negocios con la isla se refiere. No en vano es la primera vez que un dirigente cubano pisa suelo francés en visita oficial desde 1995 y lo hace en respuesta a la visita que recibió de Hollande en mayo, después de 50 años.

Mientras Margallo sigue ocupado con Cataluña, Francia ha sido el país que más rápidamente ha reaccionado al deshielo cubano y se ha posicionado perfectamente para multiplicar sus intercambios comerciales tomando la delantera a sus socios europeos, incluido España. Castro ya ha agradecido a Hollande su liderazgo en las negociaciones con la Unión Europea y en la condonación de su deuda externa (de 11.900 millones de dólares), donde París jugó un papel determinante.

La Habana no ha tardado en agradecer el gesto y además de hacer su primera visita de Estado a un país europeo a Francia ya ha adelantado una "amplificación de las relaciones" en todos los terrenos porque "se han creado las condiciones más favorables para nuestras relaciones financieras”, tal como dijo Castro en comparecencia pública en el palacio del Elíseo en París. Parte de la deuda pendiente contraída con Francia hace más de 30 años la han convertido ambos mandatarios en un primer fondo de inversión franco-cubano de 200 millones de euros. Una cifra nada desdeñable si se tiene en cuenta que la exportaciones de Francia a Cuba en 2014 fueron de 180 millones.

Pero los franceses no son los únicos que están ganando posiciones económicas en Cuba en detrimento de los españoles porque también Holanda se está posicionando con mayor rapidez. De hecho, hace unos días la ministra de Comercio Exterior y Cooperación al Desarrollo del Reino de los Países Bajos (Holanda, Curazao, Aruba y San Martín), Lilianna Ploumen, se dejó caer por Cuba al frente de una misión de 77 empresas para una visita oficial con el fin de fortalecer las relaciones. En esta potente misión comercial se encontraba Unilever, que acaba de firmar un acuerdo con las autoridades de la isla para instalar una fábrica de productos de limpieza y aseo personal en suelo cubano.

Pero mientras los socios europeos se "meriendan" la otrora posición prominente de España en Cuba en un momento de crisis y recuperación económica, el ministro Margallo está demasiado ocupado con un quítame ahí esas banderas y los catalanes de Democracia y Libertad han solicitado su comparecencia por la retirada de una senyera en un acto que contaba con un representante de la Generalitat en el World Business Summit de Nueva Delhi. 

Comenta esta noticia
Update CMP