13 de noviembre de 2019 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Kiko Matamoros denuncia la realidad de Belén Esteban en Sálvame

Kiko Matamoros sentencia sobre Belén

Kiko Matamoros sentencia sobre Belén

El colaborador sigue dando titulares sobre los componentes del que fuera su programa. Ahora ha aprovechado para revelar la posición que ocupa Belén en Sálvame. Una confesión impactante.

Kiko Matamoros siempre habla claro. Jamás escurre el bulto. Decidió irse de Sálvame cuando llegó a su tope. Desde el programa intentaron retenerle ofreciéndole el oro y el moro pero declinó. Es cierto que el dinero nunca viene mal pero, en su caso, priman otras cuestiones. Necesita calidad de vida, recuperar el tiempo perdido con los suyos y, sobre todo, dejar atrás un desgaste que le ha pasado factura. Tiene muy claro lo que significa estar en un programa de esas características, donde hay que inmolarse por el espectáculo, y eso hace alcanzar el límite. En su caso, no ha podido aguantar más. Soltar lastre le ha venido bien. Ante él, un panorama con claro oscuros. Le gustaría desarrollarse en los medios pero la marca Sálvame juega en su contra, así lo reconoció al manifestar públicamente que, cuando el formato fuera historia, muy difícil lo iban a tener los pesos pesados del mismo para encontrar un proyecto en televisión. También señaló que en la cadena apenas les reconocen los méritos, y puso como ejemplo que ningún colaborador hubiera sido invitado a Pasapalabra. Únicamente, los presentadores y Terelu, que estuvo allí acompañada por su madre en los tiempos de su enfermedad.

Siempre se ha comentado acerca del trato que recibe Belén Esteban en Sálvame. Tan solo hay que ver cuando se gira al director y lanza su típico “Que me enfado, ¡eh!” y rápidamente se guarda en el cajón la cuestión que le incomoda. No pasa desapercibido que se la trata con papel de fumar. Se diría que tiene bula. Bien lo sabe Mila Ximénez, que quedó fuera del programa tras un incidente con ella. Sorprende que ahora sea su máxima defensora, cuando en esos días de furia bramaba por las esquinas pidiendo el reenganche. Se desquitó cuando la copresentadora estuvo en GHVIP. Sorprendentemente, no le pasó factura. En cambio, Matamoros, que dijo mucho menos, la de Paracuellos no le ha perdonado. Al respecto de la situación de Belén en su programa, Kiko ha revelado algo notorio pero que nadie se atrevió jamás a pronunciar: “Es evidente que está muy cuidada y protegida”. Seguro que este tema no se tocará en las tardes de Telecinco, como otros tanto que a Belén pudieran resultarle poco o nada gratos.

Kiko Matamoros está feliz. Le ilusiona ser abuelo y poder disfrutar del pequeño o la pequeña, algo que nunca ha podido hacer con la niña que su hijo Diego tuvo con Tanit. Un asunto muy desagradable y que acabó en el juzgado. Reconoce el grandullón que el embarazo de su hija Laura le ha unido mucho a ella ya que se preocupa por saber cómo se encuentra. Le gustaría que Makoke también pudiera disfrutar del bebé que está en camino. Sin embargo, esa posibilidad queda muy lejana. Los hijos que Kiko tuvo de su matrimonio con Marian Flores nada quieren saber de la actual esposa de su padre. De hecho, Matamoros tan solo mantiene contacto con dos de ellos, Diego y Laura. La mayor y la pequeña nada quieren saber de él. Tampoco se habla con Marián, y si se encuentran, evitan mirarse a los ojos e incluso saludarse. Se comprobó cuando Laura llegó a Telecinco tras acabar Supervivientes. Su padre y su hermano la esperaban en plató y su madre en un camerino. El celo de la hermana de Mar Flores por no aparecer en pantalla es tal que huye si ve una cámara. Le han ofrecido mucho dinero por hablar de su matrimonio con Kiko pero ha declinado la oferta. Prefiere vivir tranquila y dedicada a sus hijos. Hasta su ex ha reconocido que es una gran madre. Al César lo que es del César.

 

Comenta esta noticia
Update CMP