19 de febrero de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Grandland X PHEV, el primer híbrido enchufable de Opel

El nuevo Opel Grandland X Hybrid4, el primer híbrido enchufable de la compañía, ofrece etiqueta cero gracias a sus 59 kilómetros de autonomía eléctrica. Parte de 53.000 euros.

Opel estrena tecnología PHEV gracias a la plataforma modular EMP2 de PSA, que permite incorporar motores térmicos y eléctricos. De cara a 2024, todas las líneas de vehículos de la marca, perteneciente al Grupo PSA, contarán con su propia versión eléctrica o híbrida.

Este nuevo SUV 4x4 lleva un motor turbo gasolina 1.6 litros (200 CV/147 kW) y dos propulsores eléctricos, el delantero de 110 CV/81 kW y el trasero de 113 CV/83 kW, asociados a una caja de cambios automática de ocho velocidades. El modelo desarrolla hasta 300 caballos de potencia conjunta.

Conserva las mismas dimensiones que sus hermanos (4.477 mm de largo, 1.906 mm de ancho y 1.609 mm de alto), aunque el volumen de equipaje se reduce a pesar de  que la batería se emplaza bajo los asientos traseros para optimizar el espacio tanto en el habitáculo como en el maletero: pasa de 514 a 390 litros en el modelo híbrido enchufable.  

El SUV ya está disponible en el mercado nacional por un precio de 53.000 euros con un único acabado, denominado Ultimate, que con el descuento promocional (6.499€) queda en 46.501 euros. También contará en Europa, a partir del segundo trimestre de este año, con su versión de tracción delantera, que desarrolla hasta 225 caballos de potencia y costará 43.100 en su versión básica.

El tiempo de carga de la batería de iones de litio de 13,2 kWh oscila entre una hora y 50 minutos y siete horas en cargarse (toma de corriente convencional en casa, con cable Tipo 2, 1,8 kW), dependiendo del tipo de cargador utilizado.

Cuatro modos de conducción

Dispone de cuatro modos de conducción (4x4, Sport, Híbrido y Eléctrico) lo que permite adaptar la respuesta del coche. En modo Híbrido se selecciona automáticamente el método de propulsión más eficiente, con la posibilidad de cambiar a Eléctrico para desplazarse con cero emisiones al llegar al centro de la ciudad, modo que se señala con un led azul bajo el retrovisor. Es la forma de hacer visible que no se desplaza con el motor térmico en zonas en las que el protocolo ambiental obligue a identificarlo.

El modo “e-Save”, que se activa en la palanca de cambio automático,  permite almacenar la energía eléctrica en la batería de alta tensión para usarla más tarde, por ejemplo, para la conducción en zonas habilitadas en exclusiva para vehículos eléctricos, y puede reservarse para 10, 20 kilómetros o para toda la autonomía eléctrica.

El modo “Sport” proporciona la conducción más dinámica posible al combinar la potencia del motor de combustión y de los eléctricos. En modo 4x4  se consigue la máxima tracción sobre cualquier tipo de firme. La velocidad máxima en este modo es de 135 km/h, al igual que en modo totalmente eléctrico.

Al pisar a fondo se nota el empuje que se espera de los 300 CV para mover con soltura los casi 1.900 kilos de peso. El Grandland X de tracción delantera acelera de 0 a 100 km/h en 8,9 segundos y alcanza una velocidad máxima de 225 km/h. El de tracción total hace la misma aceleración en 6,1 segundos y llega a 235 km/h. La velocidad máxima en modo eléctrico es idéntica para las dos versiones: 135 km/h.

El cambio automático, en zonas viradas por Alemania, nos ha gustado por ser preciso, rápido y silencioso, y en cambio el motor en modo térmico nos ha parecido algo ruidoso. Ágil en carreteras convencionales y buen rutero por autopistas en las que superar el límite de nuestras autovías.

El consumo de combustible combinado WLTP varía entre 1,3 y 1,4 litros por cada 100 kilómetros, mientras que emite entre 29 y 32 gramos de dióxido de carbono (CO2) por cada kilómetro recorrido. El consumo medio de la ruta (201 kilómetros) a una velocidad media de 61 km/h fue de 6,1 l/100

Se beneficia de los servicios proporcionadas por Free2Move, marca de movilidad de Groupe PSA; a través de la aplicación MyOpel los conductores tendrán acceso  con una tarjeta de carga a más de 130.000 puntos de recarga en Europa, y un planificador de viajes, que sugiere las mejores rutas en función de la autonomía restante del coche y muestra la ubicación de las estaciones de carga a lo largo de la ruta.

La aplicación MyOpel permite comprobar el estado de carga de la batería o programar el momento de carga en el wallbox de casa. También pueden programar el climatizador o la calefacción a distancia.

El modelo también dispone del servicio ‘OpelConnect’, que incluye, entre otras funciones, información de tráfico en tiempo real, así como conexión directa con asistencia en carretera y llamada de emergencia.

Asimismo, en materia de seguridad  incorpora innovaciones como la alerta de colisión frontal con detección de peatones y frenada automática de emergencia, el asistente avanzado de aparcamiento y la cámara de visión de 360 grados, entre otras. Uno de los elementos estéticos distintivos del Hybrid 4 respecto a otros Grandland X es que el capó y el techo pueden ir pintados en negro, y el resto en rojo o azul.

Comenta esta noticia
Update CMP