13 de noviembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Acorralados: Trapero y sus compinches se "cuadran" ante Asuntos Internos

Trapero, junto a su sucesor, Ferran López el día que el mayor declaró en la Audiencia Nacional.

Trapero, junto a su sucesor, Ferran López el día que el mayor declaró en la Audiencia Nacional.

El nuevo jefe de los Mossos d'Esquadra no se casa con nadie y está cumpliendo a rajatabla el 155. Los agentes que desobedecieron las leyes el 1-O lo tienen muy complicado para salir de ésta.

El tiempo de la impunidad del sector de los mossos independentistas ha terminado. Según reconocen a ESdiario fuentes del Ministerio del Interior, la actitud del nuevo jefe del Cuerpo, el comisario Ferrán López, está siendo de "colaboración activa".

De hecho, por orden expresa del sustituto del cesado mayor Josep Lluís Trapero, este mismo martes siguen declarando ante la División de Asuntos Internos de los Mossos d'Esquadra (DAI) los agentes que protagonizaron las imágenes más polémicas que recorrieron las redes sociales el día 1 de Octubre.

Se trata de cerca de 350 mossos que comenzaron a desfilar este lunes por la DAI para explicar su presunta pasividad aquella jornada, al no desalojar los colegios -como había ordenado la juez del TSJC, Mercedes Armas-, permitir la constitución de las mesas e, incluso, obstaculizar el despliegue de la Policía y la Guardia Civil. Muchos de esos agentes están asistidos por letrados de los principales sindicatos de la Policía catalana, y sobre ellos pesan en algunos casos diligencias realizadas por la Guardia Civil.

Los citados son agentes a los que se les había abierto información reservada el 3 de octubre, dos días después del referéndum. Entre ellos están los mossos que aparecen en los 40 vídeos que se enviaron a la Audiencia Nacional para investigar si había habido inacción o colaboración, según la citada fuente.

Los Mossos abrieron una información reservada para determinar si hubo alguna actuación de algún agente que ese día incumplió las órdenes de la Jefatura, en las que pedían cerrar los colegios e impedir el referéndum en cumplimiento de una orden del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña.

La Jefatura de los Mossos d'Esquadra también pidió a todos los participantes del dispositivo de seguridad durante el referéndum del 1 de octubre que elaboraran "de forma urgente y a la mayor brevedad posible" un informe en el que detallaron escrupulosamente todas las acciones que realizaron ese día.

 

Mientras tanto, la Guardia Civil estrecha el cerco al exmayor Trapero, cuyo correo electrónico sigue siendo analizado por los expertos del Instituto Armado en busca de pruebas que confirmarían las instrucciones emanadas desde la propia dirección de la Policía catalana para que los agentes no fueron proactivos en la desactivación del referéndum ilegal. 

Cabe recordar que la juez de la Audiencia Nacional, Carmen Lamela, sigue instruyendo la causa contra Trapero y contra su intendente, Teresa Laplana, por rebelión y sedición, en el sumario que también investiga a los presidentes de la ANC  y Ómnium, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart.

Hace una semana, el Ministerio del Interior decidió destinar a Trapero -cesado tras la aplicación del artículo 155- a las dependencias administrativas de los Mossos en Barcelona.

Comenta esta noticia
Update CMP