11 de diciembre de 2017 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El juez deja en prisión a Junqueras, Forn y los Jordis porque no se fía de ellos

Junqueras, el día en que declaró en la Audiencia Nacional.

Junqueras, el día en que declaró en la Audiencia Nacional.

El magistrado del Supremo ve en los cuatro "cerebros" del 1-O "riesgo de reiteración delictiva". Fija para el resto de exconsellers una fianza de 100.000 euros.

Pese a las especulaciones que se habían lanzado desde que este viernes prestaran declaración ante el Tribunal Supremo, el vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, permanecerá en prisión. Y todo pese al inicio, esta medianoche, de la campaña electoral del 21-D.

El magistrado Pablo Llarena ha acordado este lunes que sigan en prisión Junqueras, el exconseller de Interior, Joaquín Forn; y a los presidentes de ANC y Òmnium, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart. En todos ellos ve Llarena "riesgo de reiteración delictiva". A su juicio, "sus aportaciones están directamente vinculadas a una explosión violenta que, de reiterarse, no deja margen de corrección o de satisfacción a quienes se vean alcanzados por ella".

Por  contra, el juez fija libertad provisional con el pago de una fianza de 100.000 euros para el resto de exconsellers: Raúl Romeva, Carles Mundó, Jordi Turull, Josep Rull, Meritxel Borrás y Dolors Bassa.

Los conocidos como los Jordis llevan en prisión desde el 16 de octubre, mientras que los exconsejeros ingresaron el 2 de noviembre. Una vez que sus causas se acumularon en el Supremo, todos ellos solicitaron declarar ante el nuevo magistrado instructor, que escuchó el viernes sus argumentos para solicitar un cambio en sus medidas cautelares.

En dichas comparecencias, tanto el exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras y el resto de los exconsejeros como Sánchez y Cuixart prometieron respetar a partir de ahora el marco constitucional y aceptaron la aplicación en Cataluña del artículo 155 de la Constitución porque si fuera de otro modo, no se presentarían a las elecciones del 21 de diciembre.

"Desde el momento en que todos los miembros del Govern han decidido concurrir a unas elecciones, es obvio que se está aceptando la situación creada por la aplicación", ha explicado Jordi Pina, el abogado de los exconsejeros Josep Rull y Jordi Turull y de Jordi Sánchez.

Y aunque ninguno mencionó expresamente en las declaraciones su renuncia a las vías unilaterales, el abogado aseguró que es "voluntad de todos" los exmiembros del Govern que se presentan a las elecciones que, si son elegidos, "actuarán dentro de los márgenes constitucionales y dentro de la legalidad vigente".

Sin embargo, a la Fiscalía y la acusación popular que ejerce el partido Vox estos argumentos no les valen, puesto que consideran que sigue existiendo riesgo de fuga y de reiteración delictiva, por lo que solicitaron al juez tras las declaraciones de los imputados, ante la "gravedad de los hechos investigados", el mantenimiento de la prisión provisional para todos.

Según fuentes presentes en las declaraciones, el Ministerio Público considera que ha quedado acreditado que en el denominado procés existió una hoja de ruta y que los hechos investigados no son "aislados", sino que los imputados han integrado una organización y continúan teniendo mucho poder e influencia. Además, Vox cree que también continúa habiendo riesgo de destrucción o alteración de pruebas.

 

Vídeos relacionados
Comenta esta noticia