27 de febrero de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Vuelve el "NO-DO": el plan de Sánchez e Iglesias para controlar a la prensa

El presidente y el vicepresidente ya se han puesto a la tarea de diseñar una potente estrategia de medios en varios frentes que coordinarán dos personas de la máxima confianza de ambos.

Lo dijo Pablo Iglesias allá por el año 2013, cuando el PSOE gobernaba con IU en Andalucía: "¿La Consejería de Turismo? Pa' ti la Consejería de Turismo. Dame los telediarios". 

Aunque entonces estaba dispuesto a asaltar los cielos y ahora lleva cartera de cuero, su opinión al respecto no ha cambiado. Y en eso coincide con Pedro Sánchez.   

El Gobierno de coalición confiere una gran importancia a la política de medios, un asunto que nunca fue una prioridad para Mariano Rajoy (ni siquiera con la crisis catalana ni cuando España estuvo al borde del rescate) y que el expresidente acabó pagando.

Es por eso que los socios de Gobierno trabajan en una estrategia en varios frentes que pasa por potenciar la propaganda gubernamental, aumentar el control de los medios públicos y asegurarse lealtades en los privados. 

Por lo pronto el presidente del Gobierno ha encomendado a su jefe de Gabinete, Iván Redondo, la coordinación de la Secretaría de Estado de Comunicación para evitar cacofonías entre el Gabinete de Sánchez y Comunicación. De hecho en La Moncloa se barruntan cambios en dicha Secretaría no tardando.

La maquinaria de propaganda monclovita dejó este martes un botón de muestra cuando convirtió el primer Consejo de Ministros en una auténtica pasarela de poder retransmitida en directo por La Moncloa TV.

En la web del Gobierno hay colgados, para la posteridad, un vídeo editado de más de 12 minutos con la llegada de los ministros al Palacio, otro de más de 5 minutos con imágenes de Sánchez y su equipo ya sentados alrededor de la gran mesa y un tercero del posado que protagonizaron en las escalinatas. En total, casi 20 minutos de NO-DO

Los dos socios de Ejecutivo consideran tan estratégica la comunicación que Iglesias ha creado dentro de su Vicepresidencia de Derechos Sociales y Agenda 2030 una Dirección de Estrategia y Comunicación al frente de la cual estará Juanma del Olmo, hasta ahora el secretario de Comunicación de Podemos y persona de la máxima confianza de Iglesias. 

Redondo y Del Olmo han labrado en las últimas semanas una relación estrecha, con conversaciones casi diarias, a propósito de los pormenores del acuerdo de gobierno entre sus respectivos jefes. Y la interlocución entre ambos seguirá siendo fluida.

Iglesias ha previsto, con el visto bueno de Sánchez, atender varias entrevistas en estas primeras semanas para vender las bondades de la coalición. Cuentan en su equipo que el vicepresidente segundo tiene una lista de solicitudes de la prensa infinita y que intentará ser diligente, pero a su vez deslizan que será selectivo en los medios en los que aparecerá. Lo que invita a pensar que orillará a los más críticos. 

Este martes se estrenó con Vicente Vallés en Antena 3 y se metió tanto en su papel de vicepresidente que incluso defendió el nombramiento como fiscal general del Estado de una ministra que la legislatura pasada Podemos contribuyó a reprobar tres veces en las Cortes. 

Lo que le pasó después al periodista por ser incisivo en algunas preguntas es un aviso a navegantes: las terminales podemitas emprendieron una campaña tal contra él en las redes sociales que Vallés no pudo por menos que replicar en Twitter:

 

En paralelo, el PSOE y Unidas Podemos buscan una puerta trasera para sustituir a Rosa María Mateo como administradora única provisional de RTVE dando esquinazo al PP, con quien teóricamente debería pactarlo el PSOE. Y, a partir de ahí, entrar a saco en la corporación.

En febrero del año pasado Mateo afirmó en sede parlamentaria que cuando hubiera Gobierno se marcharía. "Presentaré mi dimisión inmediata", prometió. Pero, aunque ha entrado en el tiempo de descuento, la solución no es sencilla.

Reactivar el concurso público que el Gobierno promovió la pasada legislatura para renovar el Consejo de Administración de RTVE está difícil, porque generó varios recursos de los candidatos y muchas tensiones. Si intenta la mayoría de dos tercios, la fórmula tradicional para renovar el ente, tendría que pactar con el PP. En su comparecencia tras presidir el Consejo de Ministros, Sánchez pidió a Pablo Casado que no bloqueen esta y otras renovaciones pendientes.  

Y por último está por concretar uno de los puntos del acuerdo de gobierno, al que el presidente hizo alusión durante el debate de investidura: una estrategia nacional para luchar contra la desinformación, contra las llamadas fake news. 

"La mentira, la calumnia y la falsedad no son fenómenos nuevos, pero la irrupción de la digitalización ha perfeccionado su producción y facilitado su expansión", expuso en su discurso, entre risas burlonas de la oposición. 

Entre la prensa, esa "estrategia nacional" de la que de momento nada se sabe ha despertado todo tipo de suspicacias, puesto que el Gobierno quiere arrogarse la potestad de decidir qué noticia es cierta y cuál no. Y ello, asimismo, pone en jaque la libertad de información.

Comenta esta noticia
Update CMP