25 de mayo de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT
ADJUNTA AL DIRECTOR ELY DEL VALLE

¡Atención!: Los tickets de compra pueden afectar gravemente a tu salud

El papel térmico de los tickets contiene bisfenol A que altera el equilibrio hormonal e incide en el cáncer de mama

Hablamos de esos tickets cuya tinta se borra con el paso del tiempo. Te los dan en los supermercados, cada vez que usas tu tarjeta de crédito, cuando pones gasolina en el coche...

Ya en 2015 el Comité de Evaluación de Riesgos de la Agencia Europea de Sustancias Químicas, alertó sobre los peligros del  bisfenol A (BPA), un contaminante hormonal que favorece la aparición de cáncer de mama y que está presente en el 90% de los resguardos que llevamos en la cartera. Al tocar este tipo de papel, este disruptor endocrino se adhiere a la piel, la traspasa y llega a la sangre

En Francia están prohibidos desde hace cuatro años los envases que contengan esta sustancia, pero en España seguimos expuestos a ella a través de los tickets elaborados con papel térmico. Ahora es un estudio liderado por la Universidad de Granada, y en el que han participado otras cinco universidades más, el que afirma que, efectivamente, el bisfenol A  conduce a enfermedades de carácter hormonal, infertilidad, obesidad y cáncer en órganos dependientes de las hormonas, como las mamas.

Evidentemente el riesgo es mayor en las personas que tienen un contacto habitual y continuado con los tickets, y que además son en su gran mayoría mujeres en edad de procrear. 

Los tickets con bisfenol A son fáciles de identificar: pierden la impresión con el tiempo y cuando les acercas una llama por el reverso, en el anverso se forma un borrón oscuro. Además desprenden un polvillo blanco que es precisamente el bisfenol.

Por eso, hasta que se tomen las medidas que ya han tomado otros países, las recomendaciones de los expertos son claras: no mezclar los tickets con la comida, no arrugarlos, ni almacenarlos en la cartera, no utilizarlos para escribir notas ni guardarlos en el monedero, bolso, guantera o en los bolsillos, y por supuesto no dárselos nunca a los niños. En definitiva: tener el menor contacto posible con el papel térmico. 

En cuanto a las personas que deben manipularlos a diario, la recomendación pasa por que utilicen guantes. 

Comenta esta noticia
Update CMP