26 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Palitos de hojaldre con sabores, súper fáciles y crujientes

Si buscas planes para hacer con niños en estos días éstos palitos son un gran entretenimiento y aprendizaje para hace que crezca en ellos la curiosidad por ayudarte

Para hacer estos crujientes espirales necesitas tres ingredientes básicos: una masa de hojaldre, huevo y sal. ¡Y ahora viene la parte divertida y creativa para los pequeños!, agregar complementos adicionales para aportar sabores y matices diferentes. En esta ocasión los he preparado de pipas de calabaza con chispas de sal, pero también puedes incluir y combinar:

- Queso rallado y orégano

- Cebolla caramelizada y semillas de sésamo

- Beicon en dados

- Jamón York en dados con queso parmesano

- Pipas de girasol y aceitunas verdes troceaditas

- Aceitunas negras troceaditas y dados de tomate

- Alcaparras y daditos de salmón ahumado

- Tomillo u otras hierbas

- Tomates secos en aceite

- Salsa pesto

- Chocolate con ralladura de naranja

- Azúcar y canela etc….

Solo hay que poner un poquito de imaginación y dado que su sabor es suave por sí solo, puedes vestirlo con todo aquello que se te antoje y se adapte a vuestras necesidades y gustos.

Dificultad: Baja

Tiempo de preparación: 25 minutos

 

Ingredientes para 14 espirales

1 masa de hojaldre

huevo batido

pipas de calabaza

sal

aceite de oliva

 

Preparación

 Precalentar el horno a 180º

1- Extiende la masa, corta por la mitad y vuelve a cortar cada mitad en tiras de cuatro centímetros de ancho aproximadamente.

 

2- Pincela ligeramente con huevo batido, esparce por toda la superficie unas chispas de sal, las pipas de calabaza o el ingrediente que deseas utilizar para darle sabor. Introduce en el frigorífico durante 15 minutos para que te sea más fácil trabajar con la masa.

3- Una vez fría coge cada tira y gira 3 o 4 veces cada extremo hacia un lado diferente para formar un espiral. Transfiere cada uno de ellos a una bandeja presionando ligeramente los extremos de las tiras para evitar que se desenreden durante el horneado.

Deja una separación entre ellos, pincela con un poco de aceite o utiliza aceite de oliva en spray y hornea a 180º durante 10-12 minutos o hasta que estén dorados y crujientes.

 

Combina con tu salsa favorita…

 

… o cómelos solos. ¡Dorados, crujientes, perfectos!.

 

Comenta esta noticia