01 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Los planes de Trump en la base de Rota abren otra guerra entre Robles y Podemos

Pablo Iglesias y Margarita Robles en la bancada del Gobierno con el ministro de Justicia entre ambos.

Pablo Iglesias y Margarita Robles en la bancada del Gobierno con el ministro de Justicia entre ambos.

Las ministras de Exteriores y Defensa abren la puerta receptivas a que Estados Unidos ubique su Mando África en la base andaluza. Casus belli para Iglesias y aún más para la IU de Garzón.

Lo que le faltaba a Pedro Sánchez. Un nueva tormenta se cierne sobre Moncloa con uno de los asuntos que más sarpullidos le provoca a Unidas Podemos y a los que más rentabilidad cree sacar ante sus bases, la política de Defensa. Y amenaza con reavivar una batalla interna que ya ha tenido diversas escaramuzas: las que han enfrentado al vicepresidente segundo, Pablo Iglesias; y a la ministra de Defensa, Margarita Robles.

Hasta el momento, con el visto bueno del propio Sánchez y la complicidad de los dos ministros de Exteriores del gobierno progresista, Josep Borrell y Arancha González Laya, Robles se ha apuntado dos victorias sobre el sector Podemos del Consejo de Ministros: el de la operación de venta de armas españolas a Arabia Saudí y el del presupuesto del Ministerio de Defensa y los programas de adquisición de armamento comprometidos por España desde la etapa del Gobierno popular.

El incendio que se avecina, para más inri, va a ser desatado por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Su Departamento de Defensa estudia, como ha adelantado el diario ABC este lunes, trasladar a la Base de Rota el Mando África. Y los dos primeros mensajes de Moncloa, a través de Robles y de González Laya, han sido "diplomáticamente" receptivos.

La ministra de Asuntos Exteriores ha reiterado este lunes el "compromiso profundo" de España con Estados Unidos en materia de Seguridad y Defensa y también en la lucha contra el terrorismo, pero ha recalcado lo obvio: que la decisión sobre dónde sitúa este país su Mando África (Africom) compete solamente al Gobierno estadounidense.

González Laya ha dicho no poder responder por la Administración Trump pero ha enfatizado que España tiene un "gran compromiso con Estados Unidos en materia de Seguridad y Defensa", que se escenifica precisamente en Rota y en Morón, y también en materia de lucha contra el terrorismo, que es una parte importante de las tareas de Africom, el citado Mando África.

 

 

Trump mandando sentarse a Sánchez en una Cumbre de la OTAN en una imagen que se hizo viral.

 

Robles ha optado, sin embargo, por quitarse de momento la patata caliente de encima. Ha asegurado que Estados Unidos no ha realizado al Gobierno de España ninguna propuesta "formal ni informal" para trasladar el Mando África a la base de Rota.

Según publica el diario de Vocento, Estados Unidos estaría planteándose el traslado de parte de sus tropas ubicadas en Alemania, entre ellas el denominado Mando África, responsable de todas las operaciones en el continente.

En ese caso, una de las opciones para la reubicación sería la Base de Rota dada su cercanía con el continente vecino. Sin embargo, la ministra de Defensa ha asegurado que de momento desconoce dicha propuesta, aunque fuentes de Defensa admiten a este periódico que la opción tiene visos de materializarse.

Estas fuentes militares consultadas por ESdiario dan total credibilidad a las intenciones del Pentágono y añaden que sería un "espaldarazo" al papel de España como socio prioritario en el área del mediterráneo, dada la importancia estratégica del Africom. Fuentes que auguran una oposición frontal de Podemos y, sobre todo, de Izquierda Unida.

El partido de Garzón lleva en su programa el desmantelamiento de las Bases de Morón y Rota. Y el traslado del Mando África apuntalaría aún mucho más la potencia internacional de la Base de uso conjunto radicada en Cádiz.

Lo dicho, un lío a la vista para Sánchez. Que ya ha comprobado cómo se las gasta Trump, después de que el Gobierno retirara de forma unilateral la fragata Méndez Núñez de una misión conjunta con la Armada norteamericana. Supuso el adiós de un multimillonario contrato para la pública Navantia.

Comenta esta noticia