23 de noviembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

JASP Y JASS

Jovic, en el banquillo, el lugar que más frecuenta desde que llegó al Madrid por 60 millones de euros.

Jovic, en el banquillo, el lugar que más frecuenta desde que llegó al Madrid por 60 millones de euros.

De aquellos Jóvenes Aunque Sobradamente Preparados de la publicidad de los noventa, hemos pasado a los Jóvenes Aunque Sobradamente Sobrepagados del Real Madrid actual.

Hace unos cuantos años, tal vez incluso demasiado, se hizo mainstream un anuncio de un coche en el que un jovenzuelo demostraba su altísima cualificación laboral ante un mandamás de una empresa. El eslogan del anuncio era JASP, Jóvenes Aunque Sobradamente Preparados, y caló tanto en la sociedad que quien esto escribe aún aporrea teclas recordándolo.

Llevamos unos cuantos años que el Madrí, mi Madrí, ha decidido (o eso dicen) variar su hoja de ruta: adiós a fichajes de relumbrón (debe ser que el de Hazard por 160 kilos según asegura la Prensa belga no ha existido nunca) y hola a chavales desconocidos para el gran público ("la galaxia joven", llegó a llamarle una parte del periodismo florentinista). “Es imposible competir con los jeques en el mercado, así que barremos entre los más jóvenes, de una extraordinaria calidad y con una proyección indiscutible de futuro. Alguno servirán y otros no, pero nos aseguramos talento a futuro y a un precio asumible”, suele indicar Florentino Pérez a quien pregunta.


Esa idea de los jóvenes ya le rondaba en su primera etapa, cuando vivía absolutamente obsesionado con Wenger y su Arsenal, el que arrasaba con todas las canteras de Europa. Pero los Zidanes y Pavones se le desmoronaron y en 2006 puso pies en polvorosa.

El Real Madrid ha invertido en el mercado un pastizal estas dos últimas temporadas en chavales, todos recomendados presuntamente por Juni Calafat, el Chief Scout (debe ser que no existe el cargo de Jefe de Ojeadores, en castellano) según el Organigrama del Real Madrid.

Mientras el entrenador pide franceses (Pogba, Camavinga, Mbappé, Upamecano), el club parece decantarse por otras vías. Desde 2018, dos años, el Real Madrid ha fichado a ocho Sub-21: Jovic (63 millones), Militao (50), Rodrygo y Vinicius (45), Reinier (30), Brahim (17), Lunin (8,5) y Kubo (¡albricias, gratis!). Jóvenes Aunque Sobradamente Sobrepagados (JASS). En total, 258,5 millones de euros. La cosa se las trae, porque el mensaje oficialista y por tanto oficial es que el Madrid está en contención de gastos por las obras del viejo Bernabéu, el futuro estadio Florentino Pérez, el viejo sueño.

258,5 millones de euros. Y todo, para que sólo dos de ellos, Rodrygo y Vinicius, figuren entre los veinte candidatos al Golden Boy, que premia al mejor jugador Sub-21 de Europa. “El Madrid ficha a los mejores jóvenes y si hay que pagar, se paga”, nos dicen. Quedan dieciocho jóvenes que no ha captado el Madrid, que por supuesto no puede tener a todos.


Haaland costó solo 20 millones al Dortmund

Pero miren ustedes: Haaland le costó al Dortmund 20 millones; Sancho le costó al Dortmund 7,84 kilos; Reyna le costó al Dortmund cero euros; y el que viene asomando, aún no nominado pero el que aseguran que será The Next Big Thing, Moukoko, también llegó gratis al Dortmund. Por 27 kilos, tres menos que un Reinier que no juega de amarillo, el BvB tiene cuatro jugadores.

Hay más, claro. Incluyendo jóvenes de los equipos jeques, vaya por Dios. Foden es canterano del City y por tanto les salió gratis, mientras que Ferrán Torres salió del Valencia por 23. Bakker, ese lateral izquierdo con tan buena pinta, le costó 3,5 kilos al PSG. Si salimos de estos dos, Camavinga es jugador a coste cero para el Rennes, porque es canterano, igual que Ansu Fati (Barcelona, quien además desembolsó 21 por Sergiño Dest), Gravenberch (Ajax), Greenwood (Manchester United), Saka (Arsenal) o Hudson-Odoi (Chelsea). El obús Alphonso Davies, del Bayern, costó 10 millones de euros. El codiciado húngaro Szoboszlai llegó por 500.000 euros al Salzsburgo.

Sólo Fabio Silva, que salió del Oporto para recalar en los Wolves por 40 millones; Kulusevski, que le costó 35 millones a la Juventus; Jonathan David y sus 27 millones para llegar al Lille; y Tonali y los 25 millones que por él pagará el Milan se aproximan a las cifras de los dos brasileños del Real Madrid.

Hagan cuentas: los dieciocho Sub-21 más importantes de mundo (los veinte nominados menos los madridistas) movieron en el mercado 212,84 millones de euros. Menos de los que puso sobre la mesa Real Madrid de entreguerras, el de la contención en el gasto, el club al que no hay que pedirle mucho en lo deportivo porque ahora no puede gastar, está en otras cosas. El que busca JASP y sólo encuentra, cachis, JASS.

Comenta esta noticia
Update CMP