08 de diciembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Otegi insulta a las víctimas e intenta sacar rédito al comunicado de ETA

Otegui, este viernes al valorar el último comunicado de ETA

Otegui, este viernes al valorar el último comunicado de ETA

Hasta el propio PNV ha puesto en cuarentena la última farsa de una banda terrorista y criminal solo trata de disfrazar su derrota a manos de los demócratas.

Le ha faltado tiempo a Arnaldo Otegi para con una impostada solemnidad salir a los medios para poner en valor el comunicado de ETA, preludio del espectáculo anunciado para el primer fin de semana de mayo.

El citado comunicado, como es habitual, se ha conocido de madrugada y en el mismo la organización terrorista dice pedir perdón pero no a todas las víctimas sino a aquellas que no formaban parte del conflicto; es decir aquellas víctimas “accidentales” que según el argot etarra eran ajenas al denominado “conflicto”. ETA habla también del “sufrimiento desmedido” y asegura “lo sentimos de veras”.

La banda, ya destrozada e inoperativa gracias a las acción policial y a la resistencia de buena parte-no de toda- de la sociedad vasca, dice “mostrar su compromiso con la superación definitiva de las consecuencias del conflicto y con la no repetición”. Asume, la organización terrorista “la responsabilidad directa que ha adquirido en ese dolor”, indicando que el sufrimiento “imperaba antes de que naciera ETA”, refiriéndose expresamente al bombardeo de Guernika.

En ningún momento ETA reconoce que ha sido derrotada y, ni mucho menos, que el único “conflicto” que ha habido en el País Vasco ha sido, precisamente su existencia que no ha sido otra cosa que una maquina de matar, extorsionar, secuestrar y amedrentar a todos aquellos que no pensaban como ellos. Naturalmente, ni militares, ni guardias civiles, ni empresarios, ni socialistas ni populares merecen lamento alguno por parte de los terroristas.

Pocas horas después de conocerse este comunicado, Otegi ha comparecido ante los medios para asegurar que este es un hecho sin precedentes, sin calificar en ningún momento a ETA como organización terrorista. Lo ha hecho poco después de que el PNV, a través del propio lehendakari y del portavoz en el Congreso, Aitor Esteban mostraran sus reticencias al comunicado precisamente por la distinción entre victimas.

ETA tiene previsto anunciar su disolución a principios del mes de mayo.

 

Este comunicado así como el espectáculo de Bayona se produce en un momento en el que ya se esta recreando un ambiente claramente electoral. ETA, derrotada, con este gesto, objetivamente da oxigeno a una izquierda abertzale que si bien mantiene una importante capacidad de movilización en la calle , sus resultados en las urnas permanecen estancados desde hace muchos años. Y ello con el agravante para ellos de que Podemos ha irrumpido con fuerza en la escena política vasca.

Por esta circunstancia que da al paso de ETA un carácter muy táctico y por el propio contenido del comunicado ha sido entre las víctimas en el sector en donde esta decisión de ETA ha sido especialmente criticada.

Tanto Maite Pagazaortundua como Mari Mar Blanco han puesto encima de la mesa la insistencia de ETA en la idea del “conflicto” como argumento exculpatorio para sus atrocidades que van más allá de las 829 víctimas mortales. “No tenemos que darles las gracias porque dejen de matar, han dejado de hacerlo porque les hemos derrotado”.

Este comunicado tendrá su colofón en el espectáculo del primer fin de semana en Bayona , organizado por los famosos observadores internacionales y que con toda seguridad la izquierda abertzale va a tratar de rentabilizar políticamente cara a las próximas elecciones municipales y forales.

Este comunicado, asi como el espectáculo de mayo, forma parte de la gestión habitual que ETA ha realizado siempre sobre sus propias decisiones, todas ellas enmascaradas en el denominado “conflicto”. ¿Es irrelevante el comunicado?. No puede afirmarse que sea irrelevante. Es un paso más pero no suficiente como para echar las campanas al vuelo y mucho menos como para concluir que “aquí no ha pasado nada”.

Los casi cincuenta años de terrorismo de ETA han dejado una huella indeleble en la memoria de miles de ciudadanos vascos, muchos de ellos huidos o aún residentes en el País Vasco que sufren serias secuelas psiquicas e incluso físicas como consecuencia directa del miedo y la persecución. Se de la paradoja de que tanto sufrimiento no esté en la memoria de los más jóvenes.

En una encuesta realizada hace ya casi un año en la UPV una inmensa mayoría de universitarios no sabían quien era Miguel Angel Blanco. Este secuestro y posterior asesinato, muestra clara de la extrema maldad de los terroristas, supuso el principio del fin de la organización terrorista. Miles y miles de ciudadanos vascos llenaron las calles y otros muchos, antes y después de este asesinato y de todos los demás, callaron siempre.

 

Comenta esta noticia
Update CMP