19 de marzo de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Aznar arremete contra Rajoy pero sugiere una "conciliación" para ayudar a Casado

El expresidente achaca a Rajoy el legado de fraccionamiento en el centro-derecha español, pero no descarta "reconciliarse" de algún modo para ayudar a Casado en la tarea de reconstrucción.

Aznar está en forma, pero no quiere volver a ocupar cargo público alguno. Eso sí, su voz vuelve a escucharse en el PP de Pablo Casado y él lo usa para respaldar todo lo que puede al nuevo presidente popular. Hasta el punto de no descartar una especie de reconciliación con su sucesor, Mariano Rajoy: "No tengo ningún problema", señaló hoy en los micrófonos en Cope de Carlos Herrera al ser preguntado sobre la posibilidad de reunirse en una imagen a los tres últimos presidentes del partido de centro-derecha.

Eso sí, Aznar no renuncia a su mensaje crítico, sin dar nombres, con respecto a su sucesor. Y para dejarlo claro ha subrayado  que él legó a Mariano Rajoy un espacio electoral de centro derecha que estaba unido y ha lamentado que el nuevo presidente de los 'populares', Pablo Casado, lo ha recibido "dividido en tres" entre PP, Ciudadanos y Vox.

 

Y aunque no ha querido señalar directamente al culpable de esta situación, pese a que las referencias a Rajoy eran evidentes,  ha insistido en la necesidad de que ese espacio político de centro derecha plantee su "reconstrucción, refundación y futuro".

"Cuando yo dejé el Gobierno en 2004 legué un espacio electoral unido. Hoy ese espacio está dividido en tres y eso es muy mala noticia", ha insistido el expresidente del Gobierno, que ha reconocido sus esperanzas en que Casado, como nuevo presidente del PP, sea capaz de "reconstruir" el partido.

Todas estas ideas y algunas más está recogidas en su nuevo libro-ensayo, 'El futuro es hoy' (Península), que profundiza en su legado y en el de Rajoy y, entre otras líneas argumentales, explica a su juicio cuándo se torció definitivamente la política española y se agudizó el conflicto catalán:

Cataluña y el revisionismo

"En mi opinión, ese momento de inflexión hay que situarlo en 2004 (...) al generarse una acción política absolutamente revisionista, con la que se reincide en lo que fue uno de los factores determinantes del fracaso político de la Segunda República: el intento de exclusión de la España que no era de izquierdas. Con ello se da por caducado el proceso nacional histórico de la Transición (...), que llega a su fin o que, en el mejor de los casos, sufre un retroceso que casi parece irreversible.

Junto con la ruptura de este pacto de reconciliación, se quiebra el otro gran pacto de la Transición: el del reconocimiento de la pluralidad de España a cambio de la lealtad a la unidad. Esas dos rupturas dejan seriamente tocado el sistema constitucional del 78 (...)".

Comenta esta noticia