17 de junio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El bombero torero de Ferraz provoca otro incendio y le hace un favor a Abascal

Ignoto y sin carisma llegó a lo más alto de la política tras realizar dos jugadas maestras dentro del partido. Pero ahora el extintor de guardia ha liado un estropicio de los buenos.

Si el ministro José Luis Ábalos está donde está es porque, según recoge José Alejandro Vara este miércoles en VozPópuli, es porque ganó dos apuestas: "Se la jugó a muerte por Pedro Sánchez, cuando el cisma del PSOE, y de ahí salió como secretario de Organización. Después, animó y convenció a Pedro para que lanzase la moción de censura contra Rajoy. Se convirtió así en ministro de Fomento. Bingo. Dos jugadas maestras. Dos plenos al quince. Un maestro de escuela valenciano, ignoto y sin carisma, en la cúspide del poder. Un discreto ‘fontanero’ elevado al altar de la Moncloa". 

Según Vara, Ábalos es un "tipo listo, de verbo mesurado, que combina su ingenio mediterráneo con la circunspección de un oficial de juzgados. Es el típico hombre del aparato que, dado el nivel del actual Gobierno, parece Schopenhauer.  En sus filas se le respeta y hasta le temen. Es riguroso y, dicen, gasta mala “llet”. A su lado, Adriana Lastra es una becaria con galones e Isabel Celáa, una marisabidilla impertinente", ironiza.

Entre sus funciones, la de "apagar los incendios que atizan con entusiasmo sus torpes compañeros de Gabinete. Incluido el presidente. Es un bombero político consumado, un templagaitas certero, un superlativo desfacedor de entuertos".

De ahí que extrañe más "la polvareda que ha levantado con su referencia a los toros y la caza. Un asunto sensible, en especial si se acaba de recibir un estruendoso bofetón en el campo andaluz. La polémica taurina y cinegética llenó de votos el capazo de Abascal. Con ciertas cosas, como las tradiciones, pocas bromas". 

Para más "inri", Ábalos, que es hijo de novillero, Heliodoro Ábalos “Carbonerito”, "tuvo la infausta ocurrencia de arremeter contra quienes pretenden imponer una visión "casposa de España" en la que todos tienen que ser "toreros o cazadores". Y claro, ardió Troya: "El bombero agitando la hoguera. El único barón de los ocho hijos de ‘Carbonerito’, ciscándose en la fiesta. Un derechazo artero, un tosco bajonazo. Una enorme torpeza". 

Y es que su misión como extintor de guardia habría sido salir al quite del comentario de su compañera de Gobierno, Teresa Ribero, titular de la cartera ecológica, cuando se mostró  contraria a la lidia y a las monterías pero hizo Ábalos lo contrario y avivó las brasas. 

Se lo puso en bandeja al PP y a Pablo Casado que dio "cifras a la tontada y recordó que el sector de la caza produce 6.000 millones de euros al año y sostiene más de 180.000 empleos".

Con este panorama "los barones socialistas han puesto distancia con la 'escopeta nacional' de Ábalos. Sienten el gélido aliento de Vox sobre su nuca y temen que la faena de Ábalos, en su entorno agreste y rural, les pase factura en las urnas. Resulta que, al final, el implacable ‘bombero’ derivó en un pirómano, el rey de la charlotada". 

 
Comenta esta noticia
Update CMP