20 de Junio de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Sanitarios atendiendo a un paciente covid en la UCI de un hospital / europapress
Sanitarios atendiendo a un paciente covid en la UCI de un hospital / europapress

La pandemia se podría haber evitado

En España no pusimos las barbas a remojo, y seguimos adelante con las fronteras abiertas de par en par y permitiendo que se celebraran por todo el país las concentraciones del 8 de marzo

| Mónica Nombela Edición Alicante

Las conclusiones del informe del panel de expertos independientes de la OMS, sobre los motivos por los que el coronavirus SARS-CoV-2 se ha convertido en una tragedia a nivel mundial se presentaron esta semana, después de ocho meses de trabajo. Estas conclusiones, que se expondrán oficialmente el próximo día 25 de mayo ante la Asamblea General, se resumen en una devastadora frase: la pandemia podía haberse evitado. Después de lo acontecido, de los más de tres millones de vidas perdidas y del descalabro que desde el punto de vista económico ha representado la pandemia a nivel mundial, no es precisamente un consuelo, pero el trabajo que ha realizado este grupo de ex mandatarios  y expertos de alto nivel parece, al menos, riguroso. De nada serviría que las conclusiones fueran más condescendientes, pues nos dejaría poco margen para poder reaccionar de cara al futuro.

Con cierta audacia, el informe critica abiertamente la falta de independencia de la propia OMS, puesto que considera que tardó en declarar oficialmente la pandemia más de lo debido. No han faltado ciertas voces críticas a nivel mundial a lo largo de estos meses, que han planteado una posible “contaminación” de la Organización por parte del gobierno chino, lo que justificaría el retraso en la declaración oficial de la pandemia, teniendo en cuenta que casi nadie cuestiona a estas alturas que el virus se originó en Wuhan. Pasaron meses hasta que un grupo de expertos de la Organización se desplazó a este país y el informe final, presentado en marzo, dejó en el aire demasiadas dudas.

Ellen Johnson Sirleaf, copresidenta del panel de expertos, ha aseverado que “las estanterías de los archivos de Naciones Unidas y de las capitales de los países están llenos de informes y revisiones de crisis de salud anteriores. Si se hubieran atendido sus advertencias, habríamos evitado la catástrofe en la que nos encontramos hoy”.  En este sentido, el informe critica la inacción de los gobiernos en el mundo. Recordemos que España, sin ir más lejos, no disponía siquiera de un número mínimo de equipos de protección individual. El virus nos pilló literalmente en pelotas. Mauricio Cárdenas, exministro de Economía de Colombia y miembro del panel de la OMS, ha afirmado con rotundidad: “La Humanidad estuvo a la altura. Los gobiernos, no, ni tampoco el poder”, así como ha dicho que lo peor de la crisis fue la inacción de los gobiernos durante el mes de febrero de 2020 y que “este puede ser el momento Chernobil para la salud pública mundial”, aludiendo a las medidas de seguridad que se adoptaron en todo el mundo, a raíz de aquel grave accidente en la central nuclear. 

Se habla de la necesidad de que se donen 1.000 millones de dosis de vacunas a países en vías de desarrollo de aquí a septiembre, e incluso de la liberación de las patentes

Como decía una enorme vaca en la divertida película de dibujos animados “Zafarrancho en el rancho”,  que, por cierto, qué alegórico título para lo sucedido con la pandemia, “es inútil llorar por la leche derramada”, pero al menos estas conclusiones nos tienen que hacer tomar buena nota de la situación que hemos vivido y que, como no tomemos cartas en el asunto a nivel mundial, se puede repetir en poco tiempo. De hecho, la propia OMS llevaba tiempo advirtiendo de que se avecinaba una enfermedad respiratoria muy contagiosa. En España, como unos verdaderos inconscientes, y a pesar de ver que Italia ya estaba cerrada a cal y canto por la extensión del virus, no pusimos las barbas a remojo, y seguimos adelante con las fronteras abiertas de par en par y permitiendo que se celebraran por todo el país las concentraciones del 8 de marzo. Todo ello ocho días después de que transcurriera ese mes de febrero perdido, según lo indicado por el informe del panel de expertos de la OMS. Fernando Simón decía por entonces que en nuestro país tendríamos unos pocos casos nada más. Para pitonisa no vale, eso está claro. Por otra parte, el encierro a que hemos sido sometidos durante el confinamiento ha empeorado la situación de muchas mujeres, lo que no deja de ser en sí una tragedia aumentada.

 

En cuanto a las medidas que propone adoptar el informe, se habla de la necesidad de que se donen 1.000 millones de dosis de vacunas a países en vías de desarrollo de aquí a septiembre, e incluso de la liberación de las patentes. Sinceramente, no creo que las empresas farmacéuticas seas hermanitas de caridad, que hayan invertido sumas millonarias en un tiempo récord para crear las vacunas y se vayan a conformar ahora con no sacar pingües beneficios de todo ello.

Mauricio Cárdenas: “La Humanidad estuvo a la altura. Los gobiernos, no, ni tampoco el poder”

En este momento hay dos velocidades en cuanto a la respuesta al virus a nivel mundial, y los países más pobres son los que lo están combatiendo peor, pero si no nos damos cuenta de que la pandemia es de todos no podremos superarla, porque el virus seguirá latente. El panel pretende que las medidas propuestas sean refrendadas a nivel mundial por la Asamblea General de las Naciones Unidas y que se financie un mecanismo internacional independiente, que mantenga una capacidad de respuesta permanente frente a pandemias. Esperemos que efectivamente este importante trabajo cuente con los necesarios apoyos; pronto veremos en qué quedan estos buenos propósitos. Y ojo a la variante india, pues parece que las actuales vacunas no sirven para combatirla, lo que podría alejar nuestros sueños de superar pronto esta situación.

Mónica Nombela Olmo

​Abogada y escritora