| 01 de Febrero de 2023 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
El candidato del PP-A y presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, en un acto electoral en Córdoba.
El candidato del PP-A y presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, en un acto electoral en Córdoba.

Ambiciosa rebaja fiscal de Moreno: 500.000 contribuyentes y 1.000 millones más

El candidato popular quiere equiparar Andalucía con Madrid y se compromete a bajar "todos los tramos autonómicos" de impuestos, duplicando contribuyentes y recaudación, si es reelegido.

| Manuela Herreros Andalucía

El candidato del PP-A a la reelección como presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, tiene planes ambiciosos para la comunidad si vuelve a ocupar el sillón de San Telmo. La receta que ha aplicado casi cuatro años ha funcionado y quiere repetir el modelo económico, por ello, ha anunciado que la nueva rebaja fiscal que quiere acometer en la próxima legislatura prevé elevar el número de nuevos contribuyentes a 500.000 y la recaudación a 2.000 millones de euros, mil millones más.

Así, ha señalado que en el primer año del nuevo gobierno andaluz, si él sigue al frente, se van a bajar "todos los tramos autonómicos" de impuestos hasta llegar a nivelarnos a lo largo de la legislatura con los de la Comunidad de Madrid que preside su homóloga Isabel Díaz Ayuso. Se prevé que con estas nuevas rebajas fiscales, se pase de 280.000 a 500.000 nuevos contribuyentes y de una recaudación de casi 1.000 millones a 2.000 millones.

 

Asimismo, ha advertido de que las sociedades avanzan si hay estabilidad institucional y de que vivir en "crispación" no solo ahuyenta a inversores, sino que divide y genera frustración en la propia sociedad. Ha defendido que el clima político que se ha vivido en la última legislatura en Andalucía es "más sereno y templado" que el de otras comunidades.

Moreno ha insistido en que quiere gobernar en solitario porque no quiere "perder un año en enseñar a otros a gestionar los problemas", sino que quiere desde el minuto empezar a funcionar. Ha advertido a sus compañeros, en cualquier caso, de que nadie se relaje pese a lo que dicen las encuestas.