28 de Enero de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Medio Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad

¡Atención!:¿Sabes por qué hay que cambiar las toallas cada 3 días?

Ya no hablamos solo de coronavirus. Las toallas pueden transmitir varias enfermedades si no seguimos estos consejos

| Edel Uve Belleza/Bienestar

Las toallas que utilizamos a diario en nuestros baños son un cultivo ideal para gérmenes y bacterias que encuentran su habitat ideal en tejidos esponjosos que conservan la humedad. Por eso es importante saber cómo cuidarlas, cada cuánto hay que cambiarlas y lavarlas y dónde guardarlas. 

1. Mantenlas lejos del WC

Cada vez que vaciamos la cisterna del baño, salen desprendidas gotitas de agua mezcladas con deshechos que llevan bacterias procedentes del intestino y que se van a posar en cualquier tejido que tengamos cerca. Mantén tus toallas lejos del inodoro y acostúmbrate siempre a dar la bomba con la tapa del mismo bajada.

 

2.- Cada uno la suya

Desde luego, es lo ideal. Cuando nos secamos, dejamos células muertas, secreciones salivares o íntimas y, por lo tanto, gérmenes. La de manos, si solo la utilizan los que conviven en un mismo núcleo familiar no tiene problema, pero si hablamos de toallas de baño o de bidé, cada uno debe tener la suya. En caso de recibir visitas tendremos que poner toallas limpias y lavarlas una vez que se hayan ido. Tenlo muy en cuenta sobre todo ahora con el coronavirus.

 

3.- Lavado cada tres días

Ese es el periodo de tiempo que recomiendan los expertos para evitar problemas de contaminación cruzada entre los diferentes miembros de una familia que utilizan la misma toalla. Para las de uso individual, la recomendación es de cinco días como máximo. Deben lavarse solas, sin otras prendas y a una temperatura de al menos 60º. Es recomendable echar en el agua un chorrito de vinagre y nunca usar suavizante porque este crea una película que se introduce entre las fibras y disminuye su capacidad de absorción. 

 

4.- No a la humedad

Los ambientes cálidos y húmedos son los que más favorecen la proliferación de bacterias nocivas para nuestra salud. Guarda tus toallas fuera del cuarto de baño o, si no es posible, en un armario cerrado en su interior. En cuanto al secado después de lavarlas, si es posible tiéndelas al sol, siempre muy extendidas y separadas entre sí para que no quede ni rastro de humedad, y por supuesto no los vuelvas a colocar en su toallero hasta que no esté completamente seca. 

 

5.- Cuidado con las de gimnasio y piscina

Estas sí hay que lavarlas cada vez que las uses. Nada de sacarlas de la bolsa o la mochila y tenderlas. El paso por la lavadora es obligatorio.