| 05 de Diciembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Miriam Díaz-Aroca.
Miriam Díaz-Aroca.

La asombrosa transformación física de Miriam Díaz-Aroca: mucho más mayor

La actriz confiesa a ESdiario que se siente tranquila, en paz, en orden y con mucha ilusión por la vida, disfrutando de cada instante y desarrollando un trabajo bonito y de conocimiento.

| Mabel Redondo Chismógrafo

 

 

 

Si hay algo que destaca en la carrera profesional de Miriam Díaz-Aroca es su versatilidad y su capacidad para reciclarse. La conocemos como presentadora, como actriz de series, de cine y de teatro, sus inquietudes emocionales y espirituales también la llevaron a formarse para ayudar a inspirar a otras personas, tal y como nos lo contaba en su última entrevista para ESdiario en mayo del pasado año: "No soy coach, soy mentora. Me gusta ponerme a disposición de las personas que necesitan dar un paso en la vida. Me entusiasma acompañar, orientar y servir como guía en la vida". 

Este año Miriam soplaba 60 velas, y lo hacía serena, feliz y con muchas ganas de continuar cumpliendo sueños. Y casi sin esperarlo está cumpliendo el reto más importante de toda su carrera artística, que por cierto, corta no es porque ya ha llovido mucho desde su primera vez en televisión cuando debutó en 1979 en La Juventud Baila. Ni más ni menos que 43 años han pasado de aquella actuación, que sería sólo el comienzo de una dilatada carrera artística.

Miriam Díaz-Aroca se enfrenta al "mayor reto de su carrera"

Miriam Díaz-Aroca se enfrenta ahora a lo que ella ha definido como "el mayor reto de su carrera", y lo hace en teatro, con el monólogo Lorca, Vicenta, en ella, la actriz da vida a la madre de Federico García Lorca. Se trata de un texto de Yolanda Pallín, Itziar Pascual y Jesús Laiz. Escribirlo no resultó fácil ya que en un principio, poco se sabía sobre la figura materna de Lorca, y menos sobre los familiares a los que se alude en la obra.

Los autores no cesaron en documentarse para alumbrar un texto lo más cercano a la verdad biográfica de Vicenta, la madre de Federico. José Bornás es el director que lleva la batuta en la obra que se estrenó hace unos días en Campello (Alicante).


Prepararse para este proyecto hecho realidad no ha sido fácil, y es que Miriam no ha tenido mucho tiempo para ello. Continúa ensayando y repasando su texto, por lo que aprovechando un pequeño parón la actriz nos dedica unos minutos a ESdiario, así nos cuenta como se siente y lo feliz que es viendo que su esfuerzo tiene su recompensa: "Es una propuesta escénica brillante, un monólogo bello y muy emocionante que te hace estremecer, de hecho cuando comencé a leerlo tenía que parar porque me emocionaba, me atrajo desde que cayó en mis manos. Es la primera vez que ve la luz la madre de Federico García Lorca, ella era quien estaba detrás del genio. He tenido que hacer un duro ejercicio de memoria porque voy saltando del presente al pasado y al futuro, no existe un hilo cronológico por lo que eso hace más complicada la memorización. Para conseguirlo he aprendido una técnica con mapas mentales de colores que me ayudan a saltar de un tiempo a otro y no perder el hilo. Interactúo con la pianista Cristina Salvador, con videos y con audios, es una auténtica labor de orfebrería".

Para meterse en el personaje de Vicenta, Miriam se somete a una ardua labor de caracterización que le ayuda a visibilizar a una mujer que es mucho mayor que ella, el maquillaje y la actitud corporal forman parte de la construcción del personaje: "Durante el monólogo recreo personajes que no están presentes y con los que me relaciono. Vicenta es una mujer apasionante, de gran belleza, marcada también por el dolor, la pena y el drama, las alegrías también salpican su vida. Me gustaría que esta obra fuera la primera de un efecto nominó para impulsar a hablar de las mujeres madres que tanto influyen en las grandes figuras del arte, la literatura, la ciencia etc.".

Miriam Díaz-Aroca conoce muy bien los nervios que se sienten minutos antes de salir al escenario, lo ha experimentado muchas veces: "Es necesario sentir que te suben las palpitaciones del corazón y que la tensión está por las nubes, la sugestión es lo que te mantiene conectada al texto y al personaje, si dejas de tener esos nervios previos es peligroso".

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 

Una publicación compartida de Miriam Diaz-Aroca (@miriamdiazaroca)

Este es un monólogo de una hora y media con un texto estricto que respeta coma a coma y punto por punto, por eso asegura que: "Estoy permanentemente con el texto en la cabeza, en cualquier situación cotidiana del día a día, conduciendo, andando, cocinando…voy recordando el texto y siempre le saco matices nuevos".

 

Miriam Díaz-Aroca siempre se ha atrevido con todo y ahora no iba a ser menos

Díaz-Aroca se atreve con todo, siempre lo ha hecho, y aún consciente de la visibilidad que da la televisión, reconoce que: "El teatro es una de mis grandes pasiones, el máster lo consigues en un escenario y quien lo supera puede afrontar hacer cine o televisión".

El próximo 15 de octubre podremos ver Lorca, Vicenta en San Fernando de Henares (Madrid) y el 20 de noviembre en Fuenlabrada (Madrid), ya hay más fechas cerradas por teatros de toda España: "Quien venga a ver esta obra conocerá un poco más a Federico García Lorca y por supuesto a su madre que tanta influencia tuvo en él. Ojalá que llegase a todo el mundo Lorca, Vicenta y no nos quedásemos sólo en España, pero eso, ya se verá".

Miriam es madre de dos hijos, Pedro Luis de 28 años y María de 18 que aún no han ido a verla al teatro, pero irán, posiblemente en Madrid. La actriz nos confiesa que se siente tranquila, en paz, en orden y con mucha ilusión por la vida, disfrutando de cada instante y desarrollando un trabajo bonito y de conocimiento: "Siempre se puede aprender más y mejores cosas, hemos venido a brillar y a luchar por aquello que nos hace felices. Valoro lo importante y las cosas bonitas que me suman y que me elevan. Siento que he subido un peldaño más en la interpretación".