| 30 de Noviembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Ana Matamoros.
Ana Matamoros.

Anita Matamoros se quita el apellido de su padre y así es como reacciona Kiko

Las relaciones paternofiliales en el Clan está claro que no son fáciles, a juzgar por lo que va sucediendo de vez en cuando con los hijos del colaborador de Telecinco, que lo toma con calma.

| Redacción Chismógrafo

Es la comidilla en las últimas horas: Anita Matamoros se ha quitado el apellido Matamoros. O al menos ha desaparecido de su perfil de Instagram, de su nombre de usuario, y ha sido sustituido por la letra M como ya hicieran sus hermanastros Diego y Laura antes que ella. Las relaciones paternofiliales en el Clan nunca han sido fáciles.

De hecho, Anita ha tomado esta drástica decisión en pleno conflicto con Kiko, con quien lleva distanciada desde hace meses y empeorando.

Todo estalló tras la su separación de Kiko Matamoros y Makoke y el "cambio de apellido" se produce justo después de unas polémicas declaraciones de su padre en el Deluxe en las que parece dispuesto a dejarla sin patrimonio para que no se beneficien ni su madre ni su hermano, Javier Tudela.

Este jueves era el turno de Kiko en Sálvame y su reacción ha sido más bien serena, dejando claro que ni está en guerra con ella ni quiere: "No sé cuáles son las causas pero si fueran de tipo comercial pues me parece muy bien y si fueran de otro tipo también me parecería bien".



"Una cosa es que no duela, siempre tienes la duda al no haber comunicación no sé por qué lo ha hecho", señaló para admitir que "no es agradable, es una especie de renuncia pública por parte de tu hija pero como deja la ‘M’ ahí tampoco sabes y tengo esa duda”.

El caso es que el colaborador está convencido de que su hija vive ahora en la "órbita de su madre" y lo que tiene claro es que "no voy a dar mi brazo a torcer por un problema de educación, de dignidad".

Eso sí, tampoco cierra la puerta: "Depende de ella, si en ella está sentarnos, intentar entendernos, pedir perdón y reconstruir la casa, estaré encantado pero si no está en ella no voy a arrastrarme ni que se arrastre a nadie conmigo. Lo tiene muy fácil si quiere, que me pida perdón y si no, no pasa nada".