| 06 de Febrero de 2023 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
La cita de Mariví y Ramón no terminó de cuajar.
La cita de Mariví y Ramón no terminó de cuajar.

Entra en First Dates buscando a Kiko Matamoros y Bertín Osborne para "empotrar"

El colaborador de Telecinco y el cantante-presentador se han colado en el restaurante más famoso de la pequeña pantalla pero finalmente la situación no se ha resuelto como cabría esperar...

| Candela Alba Chismógrafo

Como cada noche en Cuatro el rosario de citas de First Dates volvió a dar grandes momentazos a la cadena de Mediaset, esta vez gracias a Ramón y Mariví.

Abogado de profesión, Ramón reflexionó que los letrados son también curas, psicólogos o confesores de sus clientes y que saben cosas muy íntimas "también de las clientas, que algunas están muy bien". Enamoradizo confeso que trabaja en una "profesión muy promiscua", buscaba enamorarse porque le gusta ser feliz "tomarme un café con dos porras e irme con una mujer que me tiene loco, y ser feliz". 

Confesó haber sido infiel a su primera mujer y que le gustan todas las mujeres desde que era pequeño "quien no se ha enamorado de su profesora de primaria".

 

Por su parte, Mariví, su cita, busca a un hombre tipo Bertín Osborne o Kiko Matamoros, pero aún no lo ha encontrado. Y es que quiere a un hombre que "la empotre contra la pared", aunque es consciente de que ella ya no tiene 17 años.

Ramón tuvo claro nada más verla que era "un impuesto de lujo que me encantaría cotizar" y ella flipó porque le llevó hasta el bolso a la mesa. Mariví le contó que su marido murió hace 8 años y el chalet en el que vive se le quedaba enorme. Tiene tres hijos y comentó que el Brexit se lo está poniendo difícil para ir a visitar a su hija a Londres. 

Ramón cuenta los días que le quedan para jubilarse y quiso saber a qué se dedicaba su cita, que explicó haber trabajado de todo pero fundamentalmente de relaciones públicas, algo que le permitió relacionarse con gente muy importante: "Puedo escribir un libro de anécdotas, me llevaban a sitios de lucecitas de alto standing". 

Kiko Matamoros, objeto de deseo en el restaurante de First Dates

Mariví admitió que busca a su propio Kiko Matamoros y aunque es consciente de su edad, le ha confesado a Ramón que ella lo había pedido "alto, guapo, delgado, con dinero…" y si puede ser que la empotre contra la pared pero él "ya no está para coger peso". 

La soltera confesó que no era de irse con nadie la primera noche y que su marido era muy feo, pero que también muy atractivo. Aunque Ramón sintió que eso le daba posibilidades, se equivocó porque su cita le dejó bien claro que tenía muy idealizado lo que quería y que no quería volver a verle...

No hubo final feliz para la pareja pero sí para el programa porque First Dates le dio a Cuatro este lunes para comenzar la semana por todo lo alto cifras de 5.9% y 897.000 y 7.8% y 1.199.000, mejorando los registros de los últimos días.