| 06 de Diciembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Patiño, deshecha en lágrimas
Patiño, deshecha en lágrimas

La estrambótica razón por la que María Patiño ha terminado entre lágrimas

La presentadora tuvo que interrumpir su despedida en 'Socialité' al padecer un repentino ataque, ante la sorpresa de sus compañeros y del público. Luego explicó el motivo de su colapso.

| Redacción Chismógrafo

Indescriptible. Así se puede catalogar la recta final de 'Socialité', protagonizada por una María Patiño que, entre lágrimas, ha sido absolutamente incapaz de continuar con el programa.

La presentadora estaba explicando un asunto de la familia Rivera y al volver de un vídeo tenía que dar paso a la reportera Laura Roige para que diera cuenta de las últimas declaraciones de Kiko Rivera. Sin embargo, y de modo repentino, Patiño ha empezado a llorar mientras aseguraba que "lo estoy pasando fatal".

En ese momento Patiño no ha podido contener la risa mientras no paraba de llorar, dejando tanto a la reportera como a los espectadores sorprendidos por lo que estaba ocurriendo. Al ver que era incapaz de proseguir con el programa, ha dado paso a la reportera para que introdujera ella misma el tema en cuestión.

El motivo de su risa no era otro que el vídeo que Kiko Rivera iba a protagonizar a continuación. En este fragmento, el DJ aparecía en un directo de Instagram despotricando contra la cadena y la periodista que estaba haciendo guardia en su casa. Sin embargo, esta no ha sido la razón que ha generado las risas descontroladas de la presentadora.

En un momento dado, se escuchaba un perro de fondo al que el hijo de Isabel Pantoja mandaba callar. El momento cómico se ha producido cuando su mujer, Irene Rosales, intervenía desde la lejanía para decirle "cállate tú".

Al concluir el vídeo, María reaparecía en pantalla algo más calmada pero ha vuelto a reír rápidamente al repetir el "cállate tú" que Irene le decía a su marido, dando a entender que este era el motivo de su risa.