| 17 de Noviembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Kiko Rivera
Kiko Rivera

Kiko Rivera se embolsa una cifra escandalosa por la guerra contra Isabel Pantoja

Desde los inicios del desencuentro familiar entre Kiko Rivera e Isabel Pantoja, el hijo de la tonadillera se ha embolsado una importante cifra a golpe de exclusivas.

| L. F. Chismógrafo

La guerra de Kiko Rivera con su madre Isabel Pantoja ha desencadenado que el Dj haya concedido numerosas exclusivas. Dolido por el engaño con respecto a la herencia de Paquirri, el hijo del diestro y la tonadillera empezó su andadura por los platós y las revistas con el documental Cantora la herencia envenenada, después de eso ha habido mucho más hasta conseguir que el marido de Irene Rosales se haya embolsado una cifra astronómica por hablar de su familia.

Como han tratado en Viva la Vida, las dos primera portadas que hizo Kiko Rivera después de que Isabel Pantoja le dijera que dejara de hablar de su depresión, el DJ se embolsó 80.000 euros (40.000 por cada una de las entrevistas). Tras esto, vinieron dos entrevistas en el Deluxe y, tras esto, una nueva entrevista en revista, donde dio un paso más diciendo que su madre estaría mejor en la cárcel que en Cantora: cobró entre 20.000 y 30.000 euros. 

 

Meses después Kiko Rivera da otra exclusiva donde carga contra su tío Agustín Pantoja, cobrando 25.000 euros. Luego Kiko y su prima Anabel Pantoja protagonizaron un desencuentro en el Deluxe, dando nuevos giros a la guerra familiar y poder así generar más interés de cara a nuevas exclusivas. Ahora, llega una nueva portada hablando de la reconciliación

Según ha desvelado el programa de Telecinco, si se suman las cinco portadas en revistas (y otra en camino), las cuatro intervenciones en el Deluxe y su presencia en La herencia envenenada, Kiko Rivera habría ganado, en un año, 380.000 euros, una cifra que a Diego Arrabal le parece muy baja por sorprendente que parezca.