| 15 de Octubre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Jan Oblak, durante un partido de esta temporada con el Atlético de Madrid
Jan Oblak, durante un partido de esta temporada con el Atlético de Madrid

Oblak y sus inicios: "Recuerdo haber jugado de lateral derecho"

El meta esloveno del Atlético de Madrid repasa en una entrevista con 'France Football' sus primeros pasos en el fútbol de su país, su salto a Portugal y el desembarco en el cuadro colchonero

| Alberto Sánchez Deportes

Jan Oblak ha concedido una entrevista a la revista 'France Football' en la que ha repasado su trayectoria en el mundo del fútbol, desde sus inicios en Eslovenia hasta su llegada al Atlético de Madrid, previo paso por varios equipos portugeses entre cesión y cesión. De hecho, cuenta como anécdota que llegó a jugar de lateral derecho en un partido de pretemporada.

Al entrenamiento en bicicleta: "El centro de entrenamiento de mi club de toda la vida, el Olimpija Ljubljana, está a unos 25 km de donde crecí, en Skofja Loka. Desde que tenía diez años y siempre que mis padres trabajaban, solía ir a entrenar en bicicleta. Así que regularmente recorría 50 kilómetros. Cada vez quería batir mi récord. Aunque eso significara llegar agotado, casi sin poder entrenar porque mis piernas estaban muy calientes. Esto ilustra mi personalidad: siempre estoy trabajando, siempre quiero progresar. Quizá suene demasiado extremo a algunos. Sobre todo cuando no entrenaba bien y Bozo Skerl, el entrenador que más significó para mí durante mi formación, me pedía que me fuera a casa antes. ¡Acabo de hacer el camino para venir! Pero no cambiaría la educación y la formación que recibí por nada. Ojalá todos los pequeños pudieran tener la misma infancia. Era un equilibrio perfecto".

Debut en el primer equipo: "Mi debut en el primer equipo, a los 16 años, fue una pequeña coincidencia. Cuando el club quebró en 2005, sólo tres de nosotros nos quedamos en el Olimpija. Todos los equipos habían descendido al nivel más bajo. Decidí quedarme y luego participé en todas las promociones, desde la Sub-14 hasta el primer equipo. No lo cuento para resaltar mi papel, sino porque creo que quizá no habría despuntado, ni habría tenido mi oportunidad en un primer equipo tan pronto, si hubiera dejado mi querido club".

Portugal: "En Eslovenia sólo jugué un año en el primer equipo y fue como un sueño. En Portugal fue difícil. Sobre todo la primera cesión (Beira-Mar, 2010-11). Cuando ves que estás ahí sólo para hacer números, es difícil. Recuerdo haber jugado de lateral derecho durante la pretemporada (sonríe)... Iba de cesión en cesión y a veces los entrenadores ni siquiera sabían si era portero o delantero. Este cambio de estatus fue difícil de aceptar. El período más difícil fue el préstamo a Leiria. En aquella época, el fútbol portugués atravesaba una auténtica crisis. Hubo cortes de luz, duchas frías. Incluso jugamos un partido del campeonato con siete futbolistas de campo por culpa de los impagos. Pero al menos volvía a jugar. Y no de lateral derecho (se ríe)".

Despegue en el Río Ave: "El Benfica me cedió al Río Ave y allí pude jugar muchos partidos, con un entrenador que confiaba en mí. Al final de esa temporada estaba listo para volver por la puerta grande. Le hice saber al Benfica que ya no quería salir cedido, que era mi turno. No me importaba si querían que me quedara o no. Al principio no jugaba, pero a partir de diciembre sí. Ganamos tres títulos y jugamos la final de la Europa League. Mi vida había cambiado para siempre".

Fichaje por el Atlético de Madrid: "El Atlético acababa de ser campeón y Courtois se iba al Chelsea. En aquella época, la Liga española era probablemente la mejor. Me iba a enfrentar a Messi y a Cristiano. Pero después de dos o tres entrenamientos, me quedé fuera por una lesión. Moyá, que también había llegado durante ese mercado y que ahora es un muy buen amigo, empezó a jugar... ¡Y jugando bien! Era difícil, pero después de lo vivido en Portugal, sabía que mi momento llegaría. Eso es lo especial de nuestra posición: cuando eres portero, las oportunidades no se presentan muy a menudo. Pero eso significa que cuando consigues ganar tu plaza, tu competidor no tiene muchas posibilidades de recuperarla (sonríe)".

"Lo más importante para un portero es la colocación"

Consejo para los porteros: "Lo más importante es la colocación. La gente de la grada tiende a pensar que el mejor portero es el que hace paradas espectaculares. No creo que eso sea siempre así. Ocurre con frecuencia que un portero brilla porque no estaba bien colocado en el inicio de la acción. Si te posicionas mejor, no tienes que hacer cosas excepcionales tan a menudo. En mi opinión, esto es lo más importante, pero también lo más difícil para un portero: dar al equipo la impresión de tener el control. Tengo que mostrar a los chicos, o hacérselo creer, que todo es fácil. Intento transmitir esta sensación de confianza".

Estilo del Atleti: "Sé que algunos dicen que no siempre jugamos bien. Pero la gente se lo pregunta sobre todo cuando perdemos. Cuando ganamos, hay menos debate. Siempre se trata de lo mismo: todo se reduce al resultado. Nuestro plan es ganar. Eso anula todo. Cuando juegas en la misma liga que el Real Madrid y el Barcelona, dos clubes con más recursos que tú, no es fácil acabar en lo más alto. ¿Y qué haces? Adaptas tu estilo para ser lo más efectivo posible, para entrar en la pelea. No lo hicimos tan mal, ¿no? Llevo ocho años aquí y creo que hemos conseguido muchas cosas".